Durante los primeros cuatro meses del 2021, el gasto por asignaciones parlamentarias tuvo un leve respiro, el cual no obedece a la austeridad de los diputados y senadores de la República, sino a las elecciones celebradas en Chile el pasado 15 y 16 de mayo.

Más de 100 asesores parlamentarios, que perciben altos ingresos, debieron dejar sus puestos para centrarse de lleno en sus propias candidaturas a alcalde, concejal y constituyente.

Cada diputado tiene aprobado un monto total de $12.545.191 al mes, el cual se divide en tres ítems: $6.455.741, en personal de apoyo; $1.053.175, en asesoría externa; y $5.036.275, en gastos operacionales.

En abril pasado, la Cámara de Diputados desembolsó $1.145.838.112 en el pago de más de mil asesores parlamentarios, la cifra más alta de lo que va de 2021, de acuerdo a los informes de asignaciones parlamentarias publicados en su web.

Sin embargo, si esta cifra se compara con el mismo mes de 2020, se nota un descenso, pues el año pasado gastaron $1.198.648.063. Es decir, este año hubo un ahorro de $52.809.951.

Esto responde a que varios asesores de parlamentarios se aventuraron en las pasadas elecciones y tuvieron que solicitar a los diputados, sus empleadores, permiso sin goce de sueldo para ausentarse y estar en las respectivas campañas. Pese a esto, según explican desde la Cámara de Diputados ante las consultas de EL DÍNAMO, dichas remuneraciones figuran en la nómina de pagos de la Cámara al tener su respectivo contrato, a pesar de que no la recibieron.

De los 155 diputados, sólo 27 cumplieron con el gasto de personal de apoyo y no tuvieron que hacer transferencias desde otros ítems, como gastos operacionales y asesorías externas, lo que sería un ahorro al presupuesto de la Cámara, ya que estos dineros no son acumulables para usarlo en meses posteriores.

En los primeros diez puestos de quienes más dinero de las asignaciones han utilizado están representadas figuras de todas las fuerzas políticas, es decir, diputados oficialistas, de oposición e independientes.

Así, el primer lugar se lo llevó Luis Pardo (RN), quien gastó $9.785.964 en las remuneraciones de sus 11 asesores. Entre el que menos gasta (el PC Rubén Moraga) y Pardo hay una diferencia de 700 mil pesos.

Los que menos pagan a sus asesores

El diputado Alexis Sepúlveda (PR) se mantiene como el parlamentario con mayor número de asesores en la Cámara de Diputados. Su equipo está conformado por 14 personas, quienes desempeñan labores de secretaría, choferes, jefes territoriales, administrativos o incluso jefes de gabinete.

Sepúlveda además es el segundo parlamentario que entregó las remuneraciones más bajas a sus asesores en cuanto a la cantidad gastada por el número de trabajadores, ya que tuvo un gasto total de $7.476.482 y al dividirlo en sus 14 asesores da como resultado un salario promedio de $534.034.

Al realizar el mismo ejercicio con el resto de los diputados, Alejandro Santana (RN) es quien registró las remuneraciones más bajas en la Cámara, pues tuvo un gasto de $4.968.847 y al dividir esa cifra en sus diez colaboradores dio un salario $496.885 por cada uno.

Dentro de los diputados que menos asesores tienen se encuentran Gastón von Mühlenbrock y Cristián Labbé, ambos de la UDI, quienes sólo cuentan con tres trabajadores en su personal de apoyo.

En esa misma línea, Von Mühlenbrock es el diputado que mejor pagó a sus asesores, ya que sólo figuraron tres funcionarios en su personal de apoyo y sus remuneraciones oscilaron entre los $600.000 a los $3.221.013.

De los diez diputados que mejor pagan a sus asesores, cinco son independientes: Pepe Auth, René Saffirio, Pedro Velásquez, Florcita Alarcón y Karim Bianchi. El promedio de salario entregado por estos osciló entre $1.425.686 y $1.936.487.

Los gastos de los senadores

Respecto al pago de asignaciones parlamentarias, la situación en la Cámara Alta es diferente, pues el número de senadores es inferior al de los diputados, pero cuentan con un monto mayor para el personal de apoyo, que asciende a los $8.728.392. Además, poseen los ítems de asesoría externa, donde se permite el traspaso de hasta $1.053.175 y permite transferir el 40% de los gastos operacionales, cuyos montos son diferenciados por región y circunscripción, para cubrir contrataciones que excedan el valor fijado.

Durante abril de 2021, los 43 senadores en ejercicio registraron un gasto de $453.470.385 en su equipo de trabajo para funciones legislativas.

Bajo dicho escenario, el senador que más dinero destina en asesores es José García Ruminot (RN), quien tiene en su equipo a un periodista, asistente de prensa, chofer, coordinador territorial, secretarios y asesores legislativos, entre otros.

Sin embargo, no es el único que desembolsó más de 13 millones en personal de apoyo, pues los senadores José Miguel Insulza (PS), Juan Ignacio Latorre (RD) y Alejandro Guillier (IND) también superaron dicho monto.

En contraparte, los senadores que menor gasto hicieron fueron los PPD Jaime Quintana y Jorge Soria, con $5.183.624 y $6.934.584, respectivamente.

En síntesis, cada uno de estos parlamentarios desembolsó menos de la mitad que cualquiera de los diez senadores que mayor gasto hicieron por una misma función legislativa.

Francisco Chahuán (RN) y Adriana Muñoz (PPD) fueron los senadores que mayor número de asesores registraron durante el mes de abril, con 18 cada uno. Más atrás le siguió Juan Pablo Letelier (PS), con 15 miembros en su personal de apoyo. Estos tres fueron los parlamentarios que mayor número de personal de apoyo registraron en todo el Congreso.

Dentro de los diez primeros senadores con mayor número de asesores, siete pertenecen a la oposición y tres a Chile Vamos.

Los senadores UDI Ena von Baer y Claudio Alvarado, Jorge Soria (PPD) y Rafael Prohens (RN) trabajaron durante el mes de abril sólo con cinco asesores, es decir, un tercio de los usados por quienes registraron mayor número de personas en su equipo.

Finalmente, los parlamentarios que pagan los sueldos más altos en el Congreso Nacional se encuentran en el Senado.

De acuerdo a los promedios, del total gastado en personal de apoyo por número de trabajadores, Ena von Baer es quien mejor remunera a sus asesores, cuyos salarios fluctúan entre los $887.124 y $4.215.063.

Más atrás le siguen las senadoras Carolina Goic e Isabel Allende, quienes desembolsaron más dinero que Ena von Baer y registraron a un trabajador más en su personal de apoyo. Cada una superó el promedio de los $2 millones por trabajador.

/psg