Con algunas dificultades emitió su voto Sebastián Sichel. El candidato de Chile Podemos Más arribó al Colegio Seminario Pontificio Menor, en la comuna de Las Condes, pasadas las diez y media de la mañana, acompañado de su esposa y sus tres hijos -tal como lo hizo en las primarias de julio-, entre un tumulto de personas agolpadas en el lugar, tal como ocurrió con otros candidatos durante la jornada.

Tras más de quince minutos de espera desde la llegada al recinto, el candidato pudo colocarse a la fila para votar. Una situación que ha marcado la votación durante la mañana, en que diversos reportes de prensa detallan largas filas en los locales y la demora en la constitución de mesas. Finalmente, el exministro logró sufragar pasadas las once de la mañana.

En el tradicional punto de prensa después de votar -tan caótico como la votación-, Sichel señaló que hasta ese momento no ha hablado ni con el presidente Piñera, ni con Joaquín Lavín, pero se mostró optimista con la posibilidad de pasar a una eventual segunda vuelta.

“Estamos muy tranquilos de que vamos a pasar a segunda vuelta, hay una gran mayoría silenciosa de chilenos que vota siempre por encontrarnos, que vota siempre contra la polarización, que vota por construir puentes entre los chilenos, que vota por detener la violencia, que es una tragedia en Chile, pero que también entiende que queremos cambios bien hechos y por lo tanto estamos tranquilos de que esa mayoría silenciosa va a hablar y ponernos en otra situaron, no corresponde hoy día”.

Consultado por un eventual apoyo a José Antonio Kast, si es que es el Republicano pasa a segunda vuelta, Sichel señaló que antes de tomar una decisión, se requieren conversaciones en torno al programa de gobierno.

“Entiendo mucha gente que está votando por Kast por necesidad de orden y controlar la violencia que es lo mismo que hago yo, lo que pasa es que tiene un programa, como han dicho algunos, que no tiene contenido suficiente para administrar el país, que puede provocar crisis de gobernabilidad y hacer las cosas más difíciles y retrocede en cosas que para mí son fundamentales, la tolerancia, el respeto al medioambiente y la protección de la mujer”, señaló.

Por ello, “como está hoy, es un programa que no puedo aprobarlo nunca porque no tiene que ver con el país con lo que yo quiero para el país futuro”. El candidato se retiró y señaló que esperará los resultados en la casa de su cuñado.

/psg