La cuenta regresiva ya comenzó. Queda un mes para que se lleve a cabo el plebiscito de salida, instancia donde la ciudadanía votará apruebo o rechazo a la propuesta de nueva Constitución que redactó la Convención Constitucional y que entregó de manera oficial el pasado 4 de julio.

El ex ministro del Interior, Jorge Burgos (Democracia Cristiana), conversó sobre el proceso constitucional junto a Álvaro Paci.

Sobre el texto propuesto por el órgano constitucional, el ex secretario de Estado afirmó que “la propuesta que se nos hace, y mucha piensa mucha gente lo mismo, es profundamente deficitaria. No es buena para Chile, no es buena para el país. En consecuencia de esto, la alternativa del Rechazo es una de las mejores alternativas para que, a partir de esto, se pueda construir una buena propuesta, que recoja el sentido mayoritario de que el país quiere una nueva Constitución, pero una que sea buena, no una que signifique un riesgo de retroceso en tantos aspectos básicos para el desarrollo político, cultural y social del país”.

“Lo que está claro es que la inmensa mayoría de los chilenos, los que están por el Rechazo y una parte importante de los que están por este acuerdo, están insatisfechos con la propuesta”, indicó.

“Las encuestas marcan de que hay un juicio de reproche profundo, en el caso de algunos más matizado, pero un juicio de reproche de lo que nos ofrecieron los convencionales. No me refiero a la actuación de los convencionales, eso es materia que ya pasó, sino al texto que nos ofrecen”, agregó.

El ex ministro manifestó que se debe entregar a la ciudadanía una nueva propuesta completa, la que recoja los aspectos positivos que “tiene la actual Constitución en su versión reformada, la propuesta que presentó el Gobierno de Michelle Bachelet y la experiencia internacional”.

¿Qué sucedería en el país si gana el Rechazo en septiembre?

La última encuesta Cadem reveló que el 48% de los encuestados manifestó que votará Rechazo y el 38% Apruebo en el plebiscito de salida.

Tras ser consultado sobre qué sucedería en el país en el caso de que gane esta opción en septiembre, el ex secretario de Estado afirmó que “a mí me parece básico que hay que ponerse de acuerdo políticamente en qué vamos a hacer y después jurídicamente. Yo creo que esos son los pasos”.

“Políticamente hay que ver qué es lo que se le ofrece al país como salida frente a este texto que nos han propuesto los convencionales con una mala propuesta. Creo que pueden ayudar los proyectos de reformas constitucionales que han planteado algunos senadores de la centroizquierda, particularmente Rincón y Walker, bajando los quórum que permitan convocar a un nuevo proceso con un quórum más bajo, que permitan crear una propuesta orgánica de cómo debemos hacer este nuevo, y ojalá definitivo, intento de tener una nueva Constitución”, explicó.

“Desde luego, es recuperar el poder constituyente del Congreso de la República para ofrecer esta salida. Después vemos si la salida va a ser mixta, en el sentido de que si se convoca a una nueva convención bajo reglas distintas, con la necesidad de la participación de expertos, no en el momento de la votación, pero sí en el momento de la oferta de lo que debe ser una buena y futura Constitución. Quedan muchas cosas por conversar respecto a eso”, indicó.

/psg