Una denuncia reflotada por la abogada y académica de la Universidad de Chile, Carola Canelo, fue la que volvió a poner a Gabriel Boric, candidato presidencial de Apruebo Dignidad, en el foco de las redes sociales. La profesora criticó un hecho ocurrido el año 2009, en el contexto de la toma de la Escuela de Derecho dirigida por Boric, entonces presidente del centro de alumnos de dicha facultad.

“Lanzaron un perro callejero grande, que estaba muy asustado, a una sala de clases que estaba cerrada”, expone Canelo en la grabación viralizada, donde asegura que el autor del hecho habría sido Sebastián Aylwin, amigo de Boric y también dirigente en la toma. La acción cometida por los estudiantes habría sido en represalia a su conocida postura opositora a la toma que buscaba sacar de su cargo al exdecano Roberto Nahum y que se extendió entre mayo y junio de 2009.

En el mismo video, la académica sostiene -mientras muestra un documento- que el hecho de maltrato animal provocó que la Contraloría “el 14 de julio de 2010 ordenó al rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez Veda, a iniciar un sumario administrativo contra ese grupo de estudiantes”.

Contraloría, en un dictamen de la misma fecha, etiquetado como “hostigamiento, obligaciones comunidad universitaria y responsabilidad disciplinaria” respondió a la solicitud ingresada por Canelo, en la que buscaba que se iniciara un sumario para investigar “diversos hechos agraviantes que se habrían producido en dicha Facultad y que involucrarían tanto a académicos como a estudiantes de la misma”.

En respuesta a la académica, el dictamen N° 39.241 no emite una sanción, pero sí hace un reproche de la conducta de los estudiantes citando los estatutos y decretos de la Universidad de Chile. Fija como deber de los alumnos “respetar a todos los integrantes de la comunidad universitaria”, estableciendo entre las infracciones graves “incitar a cometer actos de violencia o intimidación en contra de miembros de la comunidad”.

Además de demostrar que sí existió el hecho denunciado por la profesora, la Contraloría estableció como medida que se remitieran los antecedentes a la Casa de Estudios Superiores, “iniciando una investigación e instruyendo, si fuera el caso, los correspondientes procesos disciplinarios”. No obstante, el dictamen rechazó iniciar un sumario administrativo en contra de Luis Ortiz, entonces decano de la Facultad de Derecho -tras la salida de Nahum- y no existe referencia sobre el rector Pérez Vera.

De acuerdo con el testimonio entregado por un compañero de Boric en la Universidad de Chile, efectivamente los hechos denunciados por la profesora se circunscriben a la toma de la facultad. “La profesora Canelo estaba impartiendo clases de derecho procesal o internacional público cuando los estudiantes lanzaron este perro a la sala para interrumpir y denostar su clase”, cuenta. Según el exestudiante “los que no estaban de acuerdo con la impronta de sacar al decano eran perseguidos, hostigados y funados”.

El relato es confirmado por Alfredo Jocelyn-Holt en el libro “La Escuela Tomada”, donde asegura que diversos estudiantes y profesores contrarios a la toma sufrieron ataques reiterados. “A la profesora Carola Canelo, una de las voces contra la intervención de la Escuela por Casa Central, Sebastián Aylwin, el dirigente estudiantil alguna vez ayudante mío (lo digo con vergüenza), le metió (en verdad, le arrojó) un perro, un quiltro vago, sarnoso, a su sala de clase cuando estas se reanudaron”, escribe el historiador y entonces académico de la facultad. “A otra profesora, un alumno le escupió en su cara”, preguntándole cuándo se iba de la facultad. “Al parecer abandonó la escuela”, añade en su libro.

Sebastián Aylwin contestó a la denuncia de la profesora en su cuenta de Twitter, donde manifestó que es “falso que los estudiantes lo arrojaron, menos que hubiera maltrato” y que “jamás me han notificado de un sumario”.

La toma que suscitó el hecho denunciado por Canelo

El lanzamiento del perro a la sala de clases de Canelo ocurrió una vez bajada la toma de la Facultad de Derecho, que tenía como objetivo la renuncia del entonces decano Roberto Nahum.

La movilización liderada por Boric comenzó luego de que el 29 de abril de 2009 se aprobara la toma del histórico edificio en Pío Nono. Ocho días antes de que esta se concretara -y según relata Jocelyn-Holt en su libro- un grupo de siete profesores hizo eco de una denuncia de Lorena Donoso y pidieron al rector, Víctor Pérez, un sumario contra Nahum, que fue denegado.

Dos días antes de que comenzaran las movilizaciones denunciaron plagio entre un texto de Nahum y una tesis de un estudiante. El rector no dio curso al sumario solicitado por los alumnos y no hizo nada para impedir la toma, según el historiador Jocelyn-Holt. En cambio, solicitó un informe sobre los méritos de la denuncia contra el decano y el 4 de junio le pidió su renuncia voluntaria, luego de que los estudiantes tomaron las oficinas de control de la Casa Central.

Nahum calificó el hecho como un “golpe de Estado apoyado por el rector” y declinó renunciar, sin embargo, la petición de Pérez fue alabada por Boric en los diarios. Nahum formalizó su renuncia el día 19 de junio, 10 días después de que los estudiantes habían bajado la toma.

Durante todo este proceso, Canelo fue una conocida opositora a la toma. En una carta dirigida al profesor José Zalaquett, que es incluida por Jocelyn-Holt en su libro, la académica expresó: “Rechazamos que un grupo minoritario de profesores haya efectuado una operación destinada a destituir de su cargo al decano, apoyado y participado en la toma de algunos alumnos de nuestra Facultad, con uso de la prensa y presiones al rector de nuestra universidad, mediante, además, el uso de influencias en el Gobierno”.

En noviembre de 2009 la Corte de Apelaciones de Santiago le dio la razón a Nahum y calificó la actuación del rector como “arbitraria e ilegal”. El fallo aseguró que ni el procedimiento entablado ni la imputación de haber faltado a la ética académica responsabilizando a Nahum habrían sido válidos y descartó la acusación de plagio en su contra. En 2010 Nahum vuelve a ser electo como decano con el 58% de los votos.

Con la “Ley Cholito” vigente, el hecho habría sido sancionado

El 19 de julio de 2017 se promulgó la ley sobre tenencia responsable de mascotas y animales de compañía, más conocida como “Ley Cholito”, en memoria de un perro de Patronato que fue asesinado a golpes.

La ley prohíbe el abandono de animales, el que se tipifica como maltrato y crueldad animal y establece su sanción. Especifica que “por maltrato o crueldad se entenderá toda acción u omisión, ocasional o reiterada, que injustificadamente causare daño, dolor o sufrimiento al animal”. Por primera vez esta ley considera el abandono como maltrato.

Según consignó la Cámara Baja, donde Boric fue uno de los diputados que aprobó el proyecto, “la iniciativa busca, entre otros, frenar los casos de maltrato animal que han estremecido al país y que se suman a otros tipos de crueldad como el abandono en las calles, la cruza sin control en criaderos y la irresponsabilidad de los dueños”.

Actualmente, el abanderado de Apruebo Dignidad, es uno de los candidatos que incorpora más propuestas sobre temas relacionados a animales y medioambiente. Dentro de su programa se incorporan conceptos de bienestar animal, alude a la Educación para la Empatía y Dignidad de los Animales No Humanos, propone una actualización de los Reglamentos de la Ley N° 20.380 sobre animales de producción, prohibición del testeo cosmético con animales, modificaciones a la Ley de Caza, entre otros.

Por Daniela Bas para El Líbero

/psg