El sacerdote jesuita chileno, Felipe Berríos, abordó la crisis migratoria que se vive en la macrozona norte del país tras el arribo masivo de migrantes venezolanos. Además, envió un recado a la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler (PC), y acusó que está “afirmando” a las mafías relacionadas con el comercio ambulante.

Esto porque una de las medidas estrellas de la jefa comunal es entregar más de mil permisos a los vendedores ambulantes instalados en la capital.

Respecto a la crisis migratoria, el sacerdote Felipe Berrios propuso entregar “visa de trabajo por un año” a quienes logren ingresar a nuestro país.

“Porque de esa manera sabes quiénes son, los conoces. Si no han trabajado en un año, se toma una actitud distinta y se decreta la expulsión, por ejemplo. Pero la pelea no puede ser contra la inmigración, sino contra las mafias que explotan a los inmigrantes no documentados. Son las mismas mafias las que los acarrean de un lado a otro, como si fueran una manada. Y la manera de atacar las mafias es dándoles las visas de trabajo por un año a los que entran, porque de esa manera ya no los pueden dominar”, explicó en entrevista con El País.

Luego, profundizó en sus dichos y dijo que actualmente operan mafias en los campamentos que “hacen trabajar a la gente como vendedores ambulantes”.

“Es por eso que lo que hizo la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, de entregar mil permisos de trabajo a los comerciantes informales en el centro de la capital, es lo peor que pudo hacer: finalmente, está afirmando las mafias que están detrás de ellos. Realmente, lo que sucede en Chile es algo kafkiano”, profundizó Berríos.

/psg