Tras 13 años de sequía y el avance del calentamiento global, la Región Metropolitana se está preparando en caso de que no llueva lo suficiente en los meses de invierno. El Gobierno Regional Metropolitano de Santiago, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SiSS), el gobierno y Aguas Andinas, elaboraron y dieron a conocer un protocolo de racionamiento.

“No es posible descartar que frente a escenarios de escasez cada vez más pronunciados, sea inevitable la aplicación de medidas de racionamiento”, destaca el documento llamado Protocolo de Racionamiento de Agua para el Gran Santiago, que nace tras el pedido de la SiSS ante la necesidad de asegurar el suministro de agua potable, por parte de las concesionarias sanitarias.

Definición de un esquema de alertas progresivas para los sistemas abastecidos por los ríos Maipo y Mapocho

El plan tiene cuatro etapas de alertas y se basan en el nivel de abastecimiento de agua que tengan los ríos Maipo y Mapocho, principalmente. El protocolo parte con una alerta verde, en que se realizan “acciones de difusión para el ahorro de aguas a usuarios en general y municipios”, entre otras medidas y termina con una alerta roja donde se programan “cortes rotativos” del suministro por sectores y días.

Definición de las medidas mínimas que deben aplicarse en cada uno de los estados de alerta

El texto también destaca que estos cortes tendrán una duración máxima de 24 horas y serán cada 4, 6 y 12 días. Esto último, en función del déficit de agua a cubrir.

Para quienes sean abastecidos por Aguas Cordillera y Aguas Manquehue, en alerta roja, se aplicarán cortes en forma rotativa, y será notificado con tiempo. En este caso, los escenarios de corte son de 12 sectores y una suspensión del servicio cada 12 días (300 l/s de déficit a cubrir). Luego pasan de 6 sectores a 6 días (600 l/s de déficit a cubrir) y termina con 4 sectores con un corte cada 4 días (900 l/s de déficit a cubrir).

“No se aplicarán cortes en sectores abastecidos en un 100% desde pozos y tampoco en sectores de mayor complejidad técnica”, resalta el texto.

Por su parte, Aguas Andinas, en caso escasez de agua, también tendrá el mismo sistema de cortes rotativos en función del déficit hídrico. En esa línea, la empresa tiene un plan de 6 sectores y un corte cada 6 días (3.000 l/s de déficit a cubrir) y otra en que se contemplan 4 sectores de corte cada 4 días (900 l/s a cubrir).

El documento también reitera que los cortes se aplicarán de un sector a la vez y deberán ser programados e informados con anticipación. Además, el protocolo destaca que las mayores restricciones se aplicarán cuando “la oferta disponible no sea suficiente para la totalidad de la demanda”.

El tema del racionamiento de agua se instaló hace algunas semanas en el debate público. Esto ante la escasez hídrica que afecta a gran parte del país. Incluso se han puesto sobre la mesa la posibilidad de gravar el consumo excesivo de agua.

/psg