Desde 2016, año en que se modificó la Ley de Financiamiento Electoral, cada partido está obligado a contratar una auditoría externa (pagada por ellos), cuyo informe debe ser presentado ante el Servicio Electoral, junto al balance anual.

En este examen, las colectividades deben rendir -con lujos y detalles- los dineros entregados por el Estado y una serie de otras exigencias, como por ejemplo, destinar dos tercios de sus propiedades a la función partidaria.

En el informe entregado el pasado 31 de diciembre, el Servel aprobó 12 -el de la UDI, Humanistas, DC y Evópoli, entre otros- de 22 balances financieros.

Los rechazos, en cambio, incluyen entre las colectividades a toda Convergencia Progresista -el PPD, el PS y el Partido Radical-, Revolución Democrática, el PC y Renovación Nacional.

Según la normativa vigente, aquellas tiendas que se encuentren con sus balances rechazados, no podrán acceder al pago del aporte fiscal que reciben cada cuatro meses. Esos recursos serán retenidos hasta que cada partido normalice el estado de sus balances. De cumplirse tres rechazos consecutivos, el partido perderá la posibilidad de percibir el monto fiscal retenido.

Los últimos pagos depositados en octubre de 2019 ascendieron a cheques que iban desde $ 3,9 millones (Partido Nuevo Tiempo) a $ 279 millones (Renovación Nacional). En total se traspasaron $ 1.600 millones entre todos los colectivos.

10 Rechazados:

Regionalista Independiente Demócrata | Revolución Democrática | Radical | Comunista | Socialista | Renovación Nacional | Progresista | Poder Ciudadano | Expartido Liberal de Chile | Por la Democracia.

12 Aprobados:

Ecologista Verde | Humanista | Unión Patriótica | P. Liberal del Norte | Trabajadores Revolucionarios | Izquierda Anticapitalista de los Trabajadores | Igualdad | Unión Demócrata Independiente | Demócrata Cristiano | Ciudadanos | Federación Regionalista Verde Social | Evolución Política

/psg