El Banco Central estudiará la posibilidad de emitir una moneda digital. Así lo anunció ayer el presidente de la entidad, Mario Marcel, en medio de un evento organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Ministerio de Hacienda.

En su exposición, Marcel dijo que se conformó un “grupo de trabajo de alto nivel” dentro de la institución, con la misión de generar una estrategia de mediano plazo sobre medios de pago digitales en el país.

El grupo está liderado por el consejero Alberto Naudon, y considerará dentro del concepto de medios de pagos digitales los pagos minoristas, los medios de mago mayoristas, los medios de pago transfronterizos, los medios de pago digitales privados y ciptoactivos, la moneda digital del Banco Central y la infraestructura que soportan diversos medios de pago, internos y externos.

La propuesta que se elabore, precisó Marcel, “tendrá como norte asegurar la finalidad, eficiencia, rapidez, seguridad y estabilidad de los pagos, basado en la perspectiva de los usuarios”.

Según el economista, entre las materias de análisis del grupo, “están los objetivos, requerimientos y regulaciones para el desarrollo de una moneda digital emitida por el Banco Central, emitida de manera similar a los billetes y monedas, y que podría ser usada para que las personas puedan pagar en comercios y/o entre ellas o, alternativamente, para que las instituciones financieras puedan liquidar pagos entre pares”.

Actualmente, las monedas digitales de bancos centrales (CBDC, en inglés), son objeto de atención e investigación a nivel global ya que tienen el potencial de facilitar distintos objetivos de política pública, como fomentar la seguridad y resiliencia de los pagos, introducir nuevas opciones de instrumentos de pagos para el público, hacer que los pagos transfronterizos sean más rápidos y a un menor costo, fomentar la inclusión financiera, entre otros.

Eso sí, desde la entidad aseguraron que el desarrollo de CBDC enfrenta una serie de desafíos mayores a los de la emisión de dinero físico o fiduciarios en materias como la provisión de crédito en la economía, la estabilidad financiera y la privacidad de la información de las transacciones financieras de las personas.

/psg