Como si fuera un spin off del Día de la Marmota, esa vieja película con Bill Murray y Andie MacDowell, la política chilena parece tener una inevitable tendencia a repetirse. Los actores pueden cambiar, pero las prácticas vuelven a ser las mismas. Nada de vieja o nueva política, sólo política –y sin mucha capacidad de innovación. Como en la película de Harold Ramis, ningún aprendizaje –si es que los hay en los actores de nuestro sistema político- parece servir para modificar las viejas prácticas. Y lo sucedido esta semana con la propuesta de quinto retiro responde a esa misma lógica. Lo hizo Piñera y lo hace Boric. Si no se puede detener al enemigo, dirán algunos, únanse a ellos, aunque sea con una versión descafeinada del proyecto.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap