El contralor general de la República, Jorge Bermúdez, se refirió este miércoles a la investigación que se inició a La Moneda, tras una serie de denuncias de intervencionismo electoral, descartando lentitud en el actuar del organismo y asegurando que no pueden hacer más con los recursos que tienen para ejercer su labor.

“Hemos iniciado ayer una investigación especial en uno de los ministerios que están en La Moneda, que es la Secretaría General de Gobierno, es una investigación a partir de denuncias de parlamentarios, se inició sobre el uso de recursos en la información que está entregando a propósito del próximo Plebiscito Constitucional”, sostuvo Bermúdez.

En ese contexto, indicó que “ese es el tenor de la investigación y la está realizando el Departamento de Auditorías especiales de Contraloría, son auditores avezados que esperan avanzar rápido de determinar cómo se han usado los recursos”.

Asimismo, el contralor aclaró que “nosotros como institución estamos usando, creemos que oportunamente todos los instrumentos que tenemos, a partir de la información que tenemos, esos instrumentos no son intrusivos. Aquí hay otras instituciones que también tienen que ver, hay un periodo de campaña que se está llevando a cabo, hay comandos, hay partidos políticos y recursos públicos que no les corresponden a la Contraloría”.

Sobre el trabajo que realiza el organismo, el contralor cifró en más de 600 las líneas investigaciones que están trabajando actualmente, en distintos temas que “probablemente afectan mucho más en el día a día a los ciudadanos”. Por ello, recalcó que “no nos pueden pedir que hagamos más de lo que estamos haciendo con los recursos que tenemos”.

Sobre la crítica por la lentitud con que ha actuado el organismo en la materia, Bermúdez dijo que “es tan manía esa crítica y tan injusta, porque su tú revisas los tiempos de la Contraloría, año a año han ido disminuyendo, pero aquí hay una cierta ritualidad y eso significa ciertos plazos que hay que respetar”.

“Cada día que se pide un informe a un servicio públicos, éste tiene 10 días hábiles para responder, si es que no pide prórroga, por tanto, ahí tiene solamente medio mes usado solamente en esperar la respuesta. Esos son los tiempos que aquí existen. Pedir que aquí no haya bilateralidad, que no se escuche al otro y que no se pondere, evidentemente que es no conocer la administración del Estado”, sostuvo.

Ante ello el contralor preguntó: “¿Lentitud respecto de qué?, ¿respecto de cómo funcionan también otras instituciones que también deberían estar funcionando acá? Hay que llamar un poquito a la calma, nosotros somos funcionarios públicos, hacemos lo que podemos con nuestros recursos, por lo tanto, no nos exijan que actuemos interpretativamente, no somos políticos, somos funcionarios públicos, esta es una discusión política”.

Bermúdez defendió que “tenemos que tener contacto con el Gobierno, porque nosotros lo fiscalizamos, pero tenemos una distancia de aquellos que fiscalizamos y eso ha sido siempre así, respecto de este Gobierno, respecto del gobierno anterior y de la Presidenta Michelle Bachelet”.

/psg