“El balance es justamente que nadie gana. Hay pérdida para el Gobierno, para el Congreso y sobre todo, para la gente”. Esa es la evaluación que hizo esta mañana el presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Soto (PPD), respecto a la extensa jornada de ayer que finalmente terminó con el rechazo a los proyectos de retiro de fondos previsionales; tanto el masivo como el “alternativo” del Ejecutivo.

Así, luego de ocho horas de votación, la iniciativa parlamentaria fue rechazada con 70 votos a favor, 70 en contra y 12 abstenciones, mientras que el mensaje presidencial tuvo 68 votos a favor, 83 en contra y una abstención.

Las dudas ahora se instalan en el devenir estas discusiones así como los futuros planes, leyes o reformas que se impulsarán en materia de seguridad social. En el caso del proyecto del Ejecutivo, éste puede continuar en el Senado, sin embargo, el diputado Soto dijo a Tele13 Radio que “es difícil” que consiga los 2/3 de los votos, por lo que sería un proyecto políticamente inviable.

¿Cómo hacerse cargo entonces de las expectativas de la ciudadanía? “Yo espero que el Gobierno tenga la capacidad de presentar un nuevo paquete de apoyo a las familias para satisfacer las expectativas que quedaron insatisfechas, y a partir de aquí poder retomar el control de la agenda y poder pasar al debate de fondo respecto a las grandes reformas”, planteó Soto.

Estas últimas apuntan a cambios “el sistema de pensiones, construir un nuevo sistema de seguridad social, una reforma tributaria que permita recaudar más a propósito de impuestos progresivos y que esos recursos puedan ir para ayudar a la clase media y sectores vulnerables a través de políticas sociales, y esperamos los próximos días el ingreso del proyecto del aumento de salario mínimo”.

Reforma para declarar inexpropiables los fondos previsionales

Respecto a la reforma constitucional que ingresó el Gobierno -horas antes de la votación del proyecto de fondos acotado- para declarar inexpropiables los fondos de pensiones, Soto afirmó que en principio la comparte, sin embargo recalcó que esto “partió de una mentira que se inventó a propósito de los retiros anteriores, donde ciertos sectores políticos necesitaban un argumento para poder salir a rechazar”.

En ese sentido, Soto calificó como “un error político del Gobierno” el haber asumido “una falta a la verdad que en su momento impuso la derecha”.

De todas formas, la reforma será analizada, puesto que “es necesario asegurar que no se van a nacionalizar fondos, pero es importante también tener claridad que necesitamos un nuevo sistema de solidaridad social (…) Veremos cómo se enfrenta este debate, entiendo que el proyecto tiene urgencia simple”, afirmó.

/psg