El pan, las bebidas gaseosas y la carne de vacuno son los productos más comprados por los chilenos. Así lo indicó la última versión de la VIII Encuesta de Presupuestos Familiares, en 2018. El 96,3% de los hogares declaró haber realizado gasto en algún tipo de pan, 73,9% declaró haber realizado gasto en algún tipo de bebida gaseosa y 63,2% en carne de vacuno.

A raíz de estas cifras, y como una forma de incentivar a hacer pequeños cambios en la rutina para tener una vida más saludable, esta mañana el ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, y la secretaria ejecutiva de Elige Vivir Sano, Daniela Godoy, realizaron el lanzamiento de una nueva campaña, “Hoy empiezo a vivir sano”.

Además de esto, dieron ejemplos sobre cuánta comida saludable se puede comprar con $15 mil, que es lo que gasta en promedio, una familia chilena en bebidas.

Según los datos recopilados por la encuesta, en promedio las familias en Chile destinan el 18,7% de sus gastos a alimentación. El primer quintil de ingresos gasta 28,9% en alimentación, mientras el quinto quintil destina 11,5%. Los ítemes a los cuales se destina más porcentaje del gasto en alimentación son carne (20,2%), pan, cereales y masas (18,3%) y hortalizas (11,5%).

Al respecto de estas cifras, el ministro agregó que la encuesta reveló que además de los $15 mil en gaseosas, cada familia en promedio gasta $10 mil al mes en bebidas alcoholicas y $8 mil en tabaco.

“Cuando uno trata de abrir el gasto diario en promedio de la familia empieza a darse cuenta que estos productos tienen una alta composición al gasto, se gasta mucho proporcionalmente en estos alimentos”, sostuvo. “Y muchas veces la vieja excusa – y perdón que lo diga así, que es una excusa – que no alcanza para comprar frutas y verduras, es una mala excusa porque no responde al nivel de gasto que hacemos en la familia”.

Sobre esto, indica, es importante hacer un llamado terminar con los malos hábitos alimenticios y comenzar a incluir alimentos saludables en la dieta.

“Queremos hacer un llamado gigantesco al cambio de hábito. Es verdad, los ingresos son bajos en Chile, es verdad, el costo de la vida son altos, pero con lo que tenemos, tenemos que darle una batalla directa y sin cuartel a la obesidad”, agregó, indicando que era también necesario combatir los mitos con respecto a la obesidad.

“Combatir los mitos, los mitos como el ‘gordito sano’ combatir mitos como ‘comer frutas y verdura es caro’, combatir mitos como ‘practicar deportes no tengo tiempo’…”, concluyó.

Gastar $15 mil en La Vega

Con los $15 mil pesos que se gastan en bebidas, indican las autoridades, se pueden adquirir los siguientes productos en La Vega:

  • 2 kilo Plátanos $1.600
  • 2 kilos de manzanas verdes $2.000 (cada uno a $1.000)
  • 2 kilos de manzanas rojas $2.800 (cada uno a $1.400)
  • 1 kilo de naranjas $1.000
  • 2 kilos de tomates $1.600 (cada uno a $800)
  • 3 lechugas costinas $2.100 (cada una $700)
  • 5 cebollas $1.000
  • 1 kilo de porotos $1.500
  • 1 kilo de lentejas $1.400
“Hoy empiezo a vivir sano”

La nueva campaña de Elige Vivir Sano tiene tres focos principales: la mujer, cambiar la once por la cena familiar, y aumentar la actividad física disminuyendo el tiempo frente a las pantallas.

Según la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física y Deporte 2018, las mujeres sufren mayor obesidad que los hombres (33,9% versus 28,9%) y realizan menos actividad física (74,2% dice ser inactividad físicamente versus 54,7% de los hombres). Un 54,3% de las mujeres declara que la principal causa por la que no practica actividad física o deporte es por falta de tiempo. En el caso de los hombres es 48,2%.

Esto, según la última Encuesta Nacional de Uso del Tiempo 2015, se podría deber a que las mujeres destinan en promedio 3 horas más que los hombres a las labores del hogar y cuidado de la familia (trabajo no remunerado),

Cambiar la once por la cena familiar, indican, es un concepto que se basa en un estudio publicado en 2019 en la Revista Médica de Chile (G. Valentino. Reemplazo de cena por once aumenta riesgo de síndrome metabólico, 2019), el cual detectó una relación entre el consumo de once en reemplazo de cena y el riesgo de presentar síndrome metabólico.

Según se explica, la once es un tipo de comida arraigado en la cultura chilena en donde el pan es el principal alimento y aportador de energía, y el que además, lleva agregados que no son saludables, tales como queso y embutidos.

Según el modelo del estudio, las personas que consumen once en lugar de cena presentan un 54% más probabilidad de tener dos o más componentes del síndrome metabólico.

Lo recomendable, indican desde Elige Vivir Sano, es no solo reemplazar la once por la cena, sino hacerlo aumentando la ingesta de verduras, frutas, leguminosas y alimentos integrales en reemplazo de carbohidratos refinados tales como pastas, arroz, papa, pan y otros alimentos procesados en la cena.

En cuanto a las actividad física, indican, el 27,1% de los niños y niñas de entre 6 y 12 años está más de dos horas realizando actividades frente a una pantalla en un día normal. En contraste, la Academia Americana de Pediatría recomienda que dicho tiempo no debe pasar de una hora diaria. Además, este estudio muestra que, con exceso, el tiempo frente a la pantalla puede tener consecuencias para el desarrollo de los niños en distintas áreas de su vida, por lo que es recomendable reemplazar estas horas por actividad física.

/psg