El debate sobre la equidad de género y la participación femenina se ha tomado la agenda. Un informe elaborado por la CMF determinó que Chile está entre los países OCDE con menor representación de mujeres en directorios de grandes empresas que cotizan en bolsa.

De hecho, en el análisis se evaluó la situación de 37 países, y Chile aparece en el lugar 33. El país con mayor cantidad de mujeres en directorios de grandes empresas que cotizan en bolsa es Francia, donde casi se ha logrado la paridad de género. Es seguido por Islandia y Nueva Zelanda. En la vereda contraria aparecen Chile, Hungría, México, Estonia y Corea.

El indicador de Chile (9,9%) está muy por debajo del promedio de países de la OCDE (26,3%).

“Considerando la tasa promedio de crecimiento de la participación de las mujeres en los directorios en Chile (2016-2020), se requerirían más de 15 años para alcanzar el promedio de participación de los países de la OCDE”, dijo el informe.

Asimismo deja en evidencia que la situación actual de nuestro país, es similar a la que tenían hace una década, los países que hoy lideran el ranking. En 2010, Francia tenía una participación femenina en los directorios de apenas 12,3% y hoy llega al 45,1%. Italia por su parte, aumentó la participación femenina de un 4,5% a un 38,4% y está en el sexto lugar.

Situación de Chile

Pese a que nuestro país está lejos de los promedios de países OCDE, la participación de mujeres en directorios de empresas IPSA ha venido al alza en los últimos años. Según se desprende del informe de la CMF, al 31 de diciembre de 2020 la participación era de 12,36%. En 2019 era de 10,10% y en 2018 de 8,90%.

Por otro lado, la participación femenina en empresas cuyas acciones cotizan en la bolsa fue de 10,35% a fines de 2020. El aumento ha sido más lento que en las empresas IPSA. En 2018 la participación era de 9,01% y en 2019 de 9,91%.

“Las entidades del mercado financiero local presentan, en general, una baja participación de mujeres en los directorios, aunque con importantes diferencias de niveles de industrias. Mientras en los bancos la participación femenina es de tan solo 7,1%, en las compañías de seguros alcanza a 17% y en las cooperativas de ahorro y crédito, 28%”, señala el informe.

Así, según la tasa de crecimiento de los últimos años las entidades del sector financiero del país demorarían entre 5 y 61 años en lograr la equidad de género en sus directorios.

Brecha en acceso a productos

El informe también detalló la participación por género en el mercado de crédito y pensiones. En las rentas vitalicias la pensión promedio de las mujeres es menor a la de los hombres.

La pensión promedio de las mujeres bajo esta modalidad fue de 11,54 UF y la de los hombres fue de 12,94 UF. La pensión de las mujeres corresponde a 89,18% de la pensión de los hombres, lo que equivale a una brecha del 10,82%. Respecto de 2019 se observa un aumento de la brecha de género de 5,15 puntos porcentuales.

“El aumento en la brecha en 2021 se explica por un alza en las pensiones promedio de los hombres mayor que en la de mujeres”, explica el informe.

Algunos factores que explican esta brecha son una menor participación laboral de las mujeres lo que se acentuó debido a la pandemia, la brecha salarial y la edad de jubilación diferenciada.

Por otro lado, la deuda bancaria promedio de las mujeres es un 57,22% de la deuda bancaria promedio de los hombres. Esto se explica en parte por un comportamiento más conservador de las mujeres y por las brechas de ingreso.

Las mujeres son además mejores pagadoras que los hombres.

“El porcentaje de mora mayor o igual a 90 días de los hombres, a diciembre de 2020 asciende a un 4,44%, en tanto para las mujeres es de 3,48%. Cabe notar que la diferencia se ha mantenido sostenidamente a favor de las mujeres”, indica el informe.

/psg