El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Craig Faller, afirmó que la dictadura de Nicolás Maduro es socia y cómplice de los grupos narcotraficantes y de tráfico de personas que operan en la región.

“La lucha de Colombia y Estados Unidos es conjunta. Está funcionando, está haciendo la diferencia y está haciendo presión en esas atroces organizaciones de asesinos”, resaltó el estadounidense en diálogo con el canal de noticias NTN24.

Luego dijo que hay varias razones que les ha permitido a estas organizaciones seguir operando, principalmente por la complicidad de la dictadura de Nicolás Maduro, que les posibilitó que puedan utilizar el territorio venezolano como un refugio y base de operaciones, donde pueden desarrollar sus negocios.

Subrayó que estos grupos conviven directamente con el régimen y tienen licencia para hacer lo que quieran y cuando lo deseen, al tiempo que explicó que los negocios de estos grupos ilícitos van más allá del narcotráfico: también lucran con el tráfico de personas y destruyendo el medioambiente con la minería ilegal.

Hace diez días, cuando estuvo de visita en Brasil, Faller ya había dicho que el régimen venezolano está vinculado al narcotráfico. “Existen vínculos entre organizaciones criminales trasnacionales y Venezuela, que es un abrigo seguro para el narcotráfico y que estimula el envío de drogas hacia Estados Unidos y otros países”, dijo a periodistas tras una reunión con jefes militares brasileños en Brasilia.

También, en relación a Venezuela, valoró el “esfuerzo” del Gobierno brasileño por acoger a los ciudadanos que dejan ese país debido a la crisis económica, social y política.

“Brasil ha tenido un enorme empeño en el apoyo humanitario” en la frontera con Venezuela, por la que según datos oficiales ingresaron al país cerca de medio millón de ciudadanos venezolanos durante los últimos tres años.

Según Faller, además de la delicada situación económica y social, muchos venezolanos también han sido obligados a dejar su país debido a “persecuciones políticas” que atribuyó al régimen de Nicolás Maduro.

“Lamentablemente para el pueblo, Venezuela ha seguido un camino ilegítimo, con registros de violaciones de los derechos humanos que están muy bien documentadas”, remarcó.

Colombia denunció que disidentes de FARC se reúnen con narcos mexicanos en Venezuela

El director de la Policía de Colombia, el general Jorge Luis Vargas, aseguró este viernes que tienen “totalmente probado” que el máximo jefe de las disidencias de las FARC, alias “Iván Márquez”, y otro de sus líderes, Hernán Darío Velásquez, alias “El Paisa”, se reúnen en Venezuela con carteles mexicanos.

“Lo que hace ‘Iván Márquez’ y ‘El Paisa’ en Venezuela es recibir narcotraficantes mexicanos”, aseguró a la prensa Vargas, quien señaló que las autoridades tienen “suficientes elementos materiales probatorios” que lo demuestran.

“Lo que estoy indicando es que se reúnen con carteles mexicanos en Venezuela, lo tenemos totalmente probado, tanto por testigos, por elementos técnicos recolectados en los procesos judiciales, con dispositivos técnicos incautados en las operaciones”, incidió el director de la Policía.

El Gobierno colombiano insiste en que varios jefes de las FARC y del ELN se refugian en Venezuela, en donde además reciben protección de ese país.

El director de la Policía hizo estas declaraciones al anunciar la “neutralización” de otro cabecilla de estas disidencias, alias “Brandon”, quien estaría encargado, supuestamente y según la fuerza pública, de “establecer una ruta del narcotráfico para llevar la droga hacia Venezuela”, desde los departamentos del Huila y Caquetá (sureste).

Estas disidencias, según Vargas, se encargaban de “garantizar los corredores de narcotráfico a partir de asesinatos, homicidios, desplazamiento y enfrentamientos con otras organizaciones delincuenciales en Caquetá y Huila”.

“Iván Márquez”, que fue el jefe negociador de paz de esa guerrilla, así como el “El Paisa”, “Romaña” y “Walter Mendoza”, abandonaron el acuerdo de paz firmado con el Gobierno en 2016 y el 29 de agosto de 2019 anunciaron su regreso a las armas, alegando una “traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana”.

Tanto Márquez como “El Paisa” tienen circulares rojas de la Interpol, y están solicitados por la Justicia colombiana por delitos de lesa humanidad y narcotráfico.

/psg