La Fiscalía Nacional Económica (FNE) entregó durante este jueves el informe preliminar de su sexto Estudio de Mercado, el que entregó drásticas recomendaciones al sector del gas licuado de petróleo (GPL), las que afectarían a las tres principales empresas distribuidoras del país.

En su reporte, el organismo afirmó que durante el estudio se ratificó la hipótesis inicial, la que señaló que “el mercado del gas en Chile no está funcionando adecuadamente desde una perspectiva competitiva”, por lo que entregaron al Ejecutivo tres propuestas para corregir los problemas.

“Este estudio confirma que el mercado del gas no es suficientemente competitivo y nuestras recomendaciones buscan que esta situación cambie lo antes posible en beneficio de los consumidores, porque estamos convencidos de que los precios pueden ser significativamente menores a futuro si se ajusta la regulación”, expresó el fiscal nacional económico, Ricardo Riesco.

Según la FNE, uno de los factores detrás de la poca competitividad en el sector es “la homogeneidad del producto ofertado (cilindros de GLP), los altos índices de concentración entre los actores de la industria a nivel nacional y local (comunal), la simetría de sus participaciones de mercado a nivel nacional y local (comunal), la estabilidad y marcada estacionalidad de la demanda de GLP, los múltiples puntos de contacto entre los competidores en las distintas etapas de la cadena de suministro, la nula entrada de nuevos distribuidores mayoristas de GLP durante el período analizado (2010 al 2020) y, también, las restricciones verticales entre los distribuidores mayoristas y los distribuidores minoristas de GLP”.

Ante esto, la entidad propuso fomentar la competencia prohibiendo que las empresas de distribución mayorista de este producto (Gasco, Abastible y Lipigas) participen, ya sea directa o indirectamente, en la distribución minorista de gas licuado a los consumidores finales.

“En la práctica, esta prohibición tiene por objeto que los distribuidores minoristas de gas licuado (5.600 entre 2010 y 2020) puedan vender cilindros de gas de cualquier marca sin estar ‘atado’ a una compañía distribuidora mayorista de GLP, lo que les permitiría elegir libremente a la empresa que les ofrezca un mejor precio”, añadió.

A juicio de la FNE, esta recomendación tendría una implementación “relativamente fácil” y permitiría que los distribuidores mayoristas compitan de mayor manera, a través de menores precios, por captar distribuidores minoristas que repartan sus cilindros de gas licuado.

Según la fiscalía, de acogerse sus recomendaciones, el precio de venta al público de cada cilindro de gas licuado debiese disminuir alrededor de 15% y que el precio del gas natural que pagan los clientes de Metrogas debiese bajar entre 13% y 20%.

/psg