Dos nuevos hechos de violencia se registraron la madrugada de este viernes en la Región del Biobío.

En la comuna de Tirúa una vez más atacaron la subcomisaría de Carabineros, lo mismo ocurrido la jornada anterior, cuando un grupo de más de 50 personas habría intentado rescatar a detenidos y realizó una serie de disparos.

Resultaron heridas por perdigones una madre y su hija, quienes viven en un domicilio cercano al retén.

“Anoche fue un nuevo ataque al retén y resultaron dos personas lesionadas, una madre de 37 años y una hija menor de edad, que no estaban en el retén, estaban en sus casas y por los perdigones fueron lesionadas y fueron derivadas a un recinto de salud. Lo último que sé es que están fuera de riesgo vital”, señaló en T13 el gobernador Rodrigo Díaz.

Mientras que en Quidico, un grupo de desconocidos quemaron el Hotel Küref, propiedad de Fernando Fuentealba, presidente de la Fundación Chilena de Víctimas del Terrorismo en la Macrozona Sur.

La Gobernación del Biobío señaló al respecto que “condenamos enérgicamente estos nuevos y gravísimos hechos de violencia registrados en Tirúa y exigimos la reposición del Estado de Derecho en la Provincia de Arauco. Desde el Gobierno de Biobío enviamos nuestro apoyo decidido a las víctimas de estos repudiables actos”.

Para este viernes está programada la visita a la zona del subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, quien sostendrá una serie de reuniones con fiscales de la Macrozona Sur.

/psg