“Es evidente la intención de Ortega para lograr una elección a su medida; un fraude. Ha procurado el control del Tribunal Electoral y los registros de votación, la exclusión de partidos políticos de oposición, la sistemática persecución de voces críticas, el encarcelamiento de candidatos de la oposición; el uso ilegal de recursos estatales con fines proselitistas; la ausencia generalizada de derechos y libertades fundamentales y la existencia de más de 30 presos políticos provenientes de diversos sectores de la sociedad, entre quienes cuentan a activistas, feministas, académicos y empresarios, en una cacería que ha sido criticada tanto por Estados Unidos y la Unión Europea, que han impuesto sanciones a funcionarios del régimen y a los hijos y esposa de Ortega”, denuncia Guaidó en un comunicado oficial.

Este domingo el régimen sandinista celebra una polémicas elecciones presidenciales en als que todos los candidatos d ela oposición están procriptos y encarcelados. Ortega sólo dejó que se inscribieran otros 5 candidatos a los que en Nicaragua se conocen como “zancudos”, ya que se contentan con actuar como supuestos opositores a cambio de algunas prebendas del régimen.

Para el venezolano, las reformas al sistema electoral de Nicaragua implementadas en las últimas dos décadas han modificado las reglas del juego electoral a favor de los intereses de Ortega y el Sandinismo, y no han contribuido a fortalecer la democracia, debido a que dichas reformas no han sido consultadas con la población a través de mecanismos de participación directa, tales como los referendos o plebiscitos que se establecen en la constitución en su artículo 1, donde también deja abierta la “Regulación, obtención y cancelación de la personalidad jurídica de los partidos políticos”.

“Por otro lado, a través de su artículo 30, se establece el sufragio universal, directo, libre y secreto, lo cual es un derecho de los ciudadanos nicaragüenses, que lo ejercerán de acuerdo a lo dispuesto por la Constitución Política y las Leyes. Sin embargo, vemos con pesar, que en la práctica no se han establecido mecanismos por medio de los cuales, los nicaragüenses en el exterior puedan ejercer su derecho al voto”, apunta Guaidó.

Y denuncia: “El principio de la separación de poderes públicos en Nicaragua no existe dado que, quienes presiden las distintas instancias son partidarios del gobierno de Daniel Ortega, lo que trae como consecuencia que no funcione el principio de autonomía, contrapeso e independencia que permita una distribución adecuada del poder, por lo que en definitiva este se concentra en el ejecutivo, que lo maneja a su antojo”.

Como consecuencia de esto, explica, se producen violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos como por ejemplo lo es, la vigencia de la ley 1055 creada por la Asamblea Nacional en 2020 en cuanto a la defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la paz, “una ley que ha permitido el encarcelamiento o inhabilitación política de líderes opositores, dado que conceptos como el mantenimiento de la paz o bien de la Traición a la Patria como pasa en Venezuela suelen ser muy ambiguos y subjetivos y por ende, utilizados a conveniencia del dictador”.

Por consiguiente, afirma: “Nos hacemos eco del informe de IDEA respecto a las elecciones en Nicaragua, que las califica como: un proceso doloso, viciado, sin ninguna credibilidad ni legitimidad. Es por ello que, en primera instancia, como Presidente (E) de la República Bolivariana de Venezuela, y como luchador y activista por la Democracia y la Libertad, nos solidarizamos con los ciudadanos, nuestros hermanos nicaragüenses y sus fuerzas democráticas; y en segundo lugar, alzamos la voz y denunciamos todos estos hechos ante la Sociedad Internacional para que procedan a desconocer estas elecciones y a las autoridades que resulten electas este próximo 7 de noviembre, ya que de lo contrario, sería convertirse en cómplices de un dictador totalitario y sus secuaces”.

Finalmente, envió un mensaje los nicaragüenses: “Es hora de no desmayar en nuestra lucha libertaria y que los movimientos que luchamos por la Democracia y la Libertad en Venezuela y en Nicaragua, así como en otras partes del mundo, nos unamos y coordinemos con contra de los totalitarismos”.

“Nuestra acción debe ir orientada a promover un frente unificado contra los regímenes autoritarios, así como ellos lo han hecho para mantener el poder, a costa de los mas vulnerables en nuestros países. Solo así podremos alcanzar la recuperación de la democracia y de una institucionalidad republicana para nuestros pueblos”, agregó.

/psg