El gobierno estadounidense adoptó este lunes las nuevas normas para los viajeros internacionales luego de un año y medio, con el requisito de una vacunación completa para los visitantes no residentes y una prueba de PCR.

“Es un cambio enormemente positivo. Es un gran paso hacia el retorno a la normalidad en los viajes internacionales. Apunta a proteger la salud de todos: los estadounidenses, residentes y los que nos visitan”, indicó Rena Bitter, subsecretaria para Asuntos Consulares del Departamento de Estado, en una conferencia de prensa en la que participó Infobae.

El doctor Martin Cetron, director de la división de Migración Global y Cuarentena (DGMQ) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aclaró a su vez que las autoridades permitirán el ingreso de personas que tengan una mezcla de fórmulas, siempre que se trate de dosis en el listado. De esta forma, las personas que recibieron una primera vacuna de Sputnik V y una segunda de otra fórmula sí aprobada, seguirán sin cumplir los requisitos solicitados.

Las fórmulas autorizadas por la OMS son de Moderna, Pfizer, AstraZeneca (también aprobadas por EEUU), Covaxin, Covishield, Sinopharm y Sinovac.

Cetron agregó que la situación de las vacunas autorizadas “evoluciona con el tiempo”. Tal es el caso de Covaxin, aprobada hace solo unos días por la OMS y que ya integra el listado admitido por EEUU. También, indicó que las dosis de refuerzo no están incluidos en los requisitos, mientras se sigue estudiando la eficacia y duración de la inmunidad otorgada por las vacunas.

En cuanto a la fórmula rusa, el director respondió que la decisión corresponde a la OMS recordó y no ha recibido la autorización, por lo que no cumple con los requisitos. Además, descartó por el momento autorizar el ingreso de personas con “inmunidad natural” tras un contagio y que no están vacunadas.

También, los funcionarios confirmaron que las aerolíneas son las encargadas de verificar el estado de vacunación y el testeo 72 horas antes del vuelo como lo han venido haciendo hasta la fecha.

Las restricciones vigentes hasta el domingo no aplicaban para la mayoría de los países la región. De hecho, ahora muchos podrían latinoamericanos tener dificultades para ingresar, para los que fueron vacunados por fórmulas no autorizadas por EEUU o la OMS, principalmente Sputnik.

No obstante las puertas sí estuvieron cerradas, y ahora se abren, para visitantes procedentes de gran parte del mundo, en un esfuerzo por frenar la propagación del coronavirus. El listado incluía a los 26 países europeos del Área Schengen, así como al Reino Unido, Irlanda, Brasil, China, Irán, Sudáfrica e India.

“Los instamos a vacunarse, a estar preparados, a tomarse la prueba antes de abordar el vuelo, a cumplir con las normas de uso de mascarillas y distanciamiento social y que entiendan las reglas antes de su viaje”, indicó Bitter.

Los exceptuados de la vacunación son los menores de 18 años, aunque los mayores de los que tengan entre 2 deberán someterse a una prueba de COVID entre el tercer y el quinto día después de su llegada. Además, también hay una excepción para países con tasa muy baja de vacunación por falta de disponibilidad de dosis.

Estas restricciones de viaje, aplicadas inicialmente por el ex presidente Donald Trump, habían sido mantenidas por el actual mandatario, Joe Biden. La apertura de fronteras se produce poco después de que EEUU alcance el 70% de su población adulta completamente vacunada.

El Departamento de Seguridad Nacional ha advertido que prevé que ante “el mayor volumen de viajeros, los tiempos de espera en las aduanas se prolonguen” por lo que recomienda contar con los documentos a mano y mostrar “paciencia”, según indicó en un comunicado divulgado la semana pasada.

/psg