El subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, anunció que el Gobierno se querellará tras los incidentes ocurridos durante el domingo 11 de septiembre en medio de la conmemoración por los 49 años del golpe de Estado de 1973.

Desde el Palacio de La Moneda, la autoridad manifestó su rechazo a “que en el marco de una fecha que busca conmemorar un momento doloroso, se produzcan hechos criminales y delictuales, porque frente a eso es lo que hemos sido testigos: son hechos criminales y delictuales, son hechos de violencia donde personas hacen uso de palos, armas blancas, de lanzamientos de artefactos incendiarios, que nada tienen que ver con el sentido de conmemoración profunda que tiene el 11 de septiembre”.

“Ellos no concurren a manifestarse, no concurren a conmemorar, concurren a cometer hechos criminales y delictuales que rechazamos”, agregó.

Respecto al balance de lo ocurrido durante la jornada, el subsecretario informó que “hubo 27 personas detenidas por alteraciones del orden público o por el uso de artefactos incendiarios. Lamentablemente, hubo ocho carabineros lesionados -uno con un impacto balístico en el tobillo-, dos civiles lesionados, 18 vehículos policiales dañados, cuatro cuarteles de la policía de Carabineros atacados y, lamentablemente, todo Chile fue testigo de saqueos. Hubo 10 saqueos que se produjeron en el contexto de la comisión de hechos delictuales que lamentamos profundamente”.

En ese sentido, Monsalve indicó que este lunes la división jurídica del Ministerio del Interior y Seguridad Pública “está recopilando todos los antecedentes para durante el transcurso del día proceder a querellarnos en todos aquellos delitos que son considerados graves, con el objeto de perseguir las responsabilidades respecto a los delitos cometidos el día de ayer”.

El subsecretario también informó que “solo en el contexto de lanzamientos de artefactos explosivos en contra del personal de Control de Orden Público de Carabineros se contabilizó el lanzamiento de 150 bombas molotov. Nos parece un hecho gravísimo”.

“El lanzamiento de una bomba molotov coloca en riesgo la vida de las personas. Es un hecho grave, intolerable y evidentemente respecto a esos hechos nos vamos a querellar”, sentenció.

/psg