El presidente estadounidense, Joe Biden, advirtió este jueves que la variante del coronavirus ómicron “se va a propagar mucho más rápidamente” en Estados Unidos y urgió a la población a vacunarse o a recibir la dosis de refuerzo.

“La única protección real es recibir la inyección”, dijo, y pronosticó “un invierno de enfermedad grave y muerte” para los no vacunados.

Biden reunió a los periodistas al final de una reunión sobre la pandemia para enviar un mensaje directamente a los estadounidenses.

Hizo énfasis en la importancia de que las personas vacunadas reciban un refuerzo y que las que aún no se hayan vacunado reciban su primera dosis.

Poco antes, la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, había sugerido que la administración no tenía la intención de tomar medidas restrictivas específicas por el momento y que se centraría en cambio en la vacunación.

“Las herramientas que tenemos, sabemos que están funcionando”, indicó, y agregó: “Simplemente vamos a seguir avanzando para vacunar y poner refuerzos a los estadounidenses”.

Los ministros de salud de los países del G7 pidieron el jueves la cooperación internacional frente a la variante ómicron, a la que llamaron la “mayor amenaza actual para la salud pública mundial”.

Los ministros de Salud de las grandes potencias del G7 “reiteraron su compromiso” frente a las promesas del G7 y del G20 para “luchar contra la pandemia en curso y construir las defensas para el futuro”. Subrayaron que “trabajar juntos es crucial frente a la ola de ómicron que crece rápidamente”.

Destacaron la importancia de un “acceso equitativo a los diagnósticos, a la secuenciación del genoma”, y a las vacunas y los tratamientos.

Respecto a las vacunas, insistieron en la importancia de las campañas de refuerzo, las “pruebas regulares”, así como medidas “no farmacéuticas”.

El brote vinculado a la nueva variante se ha extendido a nivel mundial y más países europeos están implementando restricciones de viaje.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo, actualmente tiene un promedio de 1.150 muertes por covid-19 diarias, según cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Mientras tanto, los pronósticos sobre Ómicron no son alentadores. La variante podría llegar a ser dominante en el mundo en cuestión de un par de meses y desplazar a la variante delta, dijo el jueves el director ejecutivo de Airifnity, una compañía de análisis de información científica, Ramus Bech Hansen.

”Ómicron va muy rápido y se ha convertido en la variante dominante en algunos países, especialmente en Sudáfrica, y esperamos que se convierta en dominante en el Reino Unido y en otros países en las próximas semana o meses. No es difícil ver una situación en la que en los próximos dos meses ómicron se convierta en dominante en todo el mundo en vista de que ya ha sido detectada en 82 países”, señaló.

/psg