La ministra de Salud, María Begoña Yarza, abordó este miércoles el alza de casos de covid-19 que se ha registrado en las últimas semanas, con un aumento de la velocidad de contagio y mayor positividad, así como también las críticas que han surgido -prácticamente desde la instalación del Minsal- sobre la comunicación de riesgo.

Advirtiendo “cautela con los nombres” y sin referirse a un “rebrote”, la ministra sostuvo a Tele13 Radio que “ha comenzado un ascenso de los casos y que corresponde más o menos a lo que habíamos señalado de esta forma cíclica que tienen los virus y el covid-19 en particular, que cada 100 días comienza su ascenso”.

La autoridad explicó que hay factores que hacen la curva más empinada: primero, la capacidad del virus de ser transmisible “y el BA.2 que es la variante que se encuentra entre nosotros, tiene esa capacidad”, y segundo “la vacuna, que previene casos graves y la letalidad, pero también disminuye en alguna proporción la transmisión, y por cierto, las medidas de protección”. ¿De qué depende la velocidad de transmisión?, “del virus y de nosotros”, acotó.

A partir de mañana, la Región Metropolitana y otras 43 comunas del país retrocederán a “fase de medio impacto sanitario” o “fase amarilla”, pero según Yarza, esto no alterará los aforos en las salas de clases, siempre que se mantenga un 80% de personas vacunadas.

“Mantendremos la conducta: abriremos las ventanas, manejaremos la transmisión del aire. Pero la política de los colegios tiene que ver más bien con la cobertura de la comunidad en el aula”, aclaró. Esto, porque además, en esos lugares, es posible realizar trazabilidad.

Comunicación de riesgo

No son pocas las ocasiones en que distintos profesionales de la salud han salido a criticar la comunicación de riesgo del Minsal, incluyendo a ex autoridades como el ex ministro de Salud, Enrique Paris y la ex subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

La lectura de Yarza sobre este punto es que “más allá del susto o de mantener las medidas independiente de lo que ocurra, a mí me parece que es entregar información y que las personas puedan tomar las mejores decisiones”, y ejemplificó que con Delta, que había más mortalidad, “la gente siente que hay alguien al lado suyo que se hospitalizó, y eso generó este miedo o susto que no es comunicación de riesgo”.

Y agregó: “tenemos que invertir en que las personas sepan que se avanza y se retrocede y que dependiendo de esos datos, instalo más o menos capas de protección”. De lo contrario, sin cambios, hay agotamiento de las medidas, “y esa es una situación bien compleja de manejar”, reflexionó la ministra.

Consultada por la posibilidad de que asuma un mayor protagonismo en puntos de prensa -por sobre el que han tenido hasta ahora el subsecretario Cristóbal Cuadrado o el jefe de Epidemiología, Fernando Araos – Yarza afirmó que “lo hemos pensado, la institucionalidad que generamos da ese juego”.

Esto se traduce en que “si comenzamos a tener mayor número de casos y las medidas que se tienen que tomar comprometen no sólo al mundo sanitario sino que a la población y otros sectores, el liderazgo pasa a la ministra, pero además, hasta llegar al comité interministerial donde está el Presidente y otros ministros”.

Quinta dosis a mayores de 65 años

En materia de vacunación y grupos objetivos, la ministra comentó que se está analizando la recomendación del Comité Asesor de Vacunas e Inmunizaciones (Cavei) de inocular con una quinta dosis de la vacuna contra el covid-19 a los mayores de 65 años.

“Esa recomendación está conversándose, estamos recabando información. Todavía no está resuelto, se están analizando los casos nacionales y la literatura. Estamos ad portas, yo creo que en este mes de mayo o en junio tomaremos la decisión”, anunció.

Asimismo, descartó que exista una contraindicación para este nuevo refuerzo, y recalcó que aquellas personas que aún no se ponen en esquema primario de las vacunas (rezagados), “pueden hacerlo en cualquier momento”.

/psg