El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que tiene “pruebas” de que hubo “fraude” en la primera vuelta de las elecciones de 2018 y que por lo tanto debió haber sido proclamado jefe de Estado del gigante sudamericano, en una denuncia inédita desde su llegada al poder.

“Por las pruebas que tengo entre manos, y que voy a mostrar dentro de poco, fui elegido en primera vuelta, en mi opinión, hubo fraude”, informó el Mandatario brasileño, durante un discurso en Miami recogido por el diario Folha de Sao Paulo.

Bolsonaro, que se rehusó a revelar las supuestas evidencias tanto durante el acto como después, reclamó por un “sistema seguro” de votación, para proteger a Brasil de posibles “manipulaciones y fraudes”.

El líder de ultra derecha es partidario de volver al papel y renunciar al voto electrónico, debido a que opina que este “es fácil de manipular”.

El Mandatario, sugirió un presunto fraude cuando aún era candidato al Palacio de Planalto, pero ésta es la primera vez que alude a las posibles irregularidades desde que llegó al poder.

Bolsonaro se impuso en 2018 en la primera vuelta, pero al no haber alcanzado el umbral mínimo de votos, se vio obligado a enfrentarse en una segunda ronda al candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, a quien terminó imponiéndose por once puntos.

/psg