La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Ríos (foto), habló sobre el estado del proyecto de indulto a los denominados “presos de la revuelta” señalando que “el Gobierno le puso urgencia a este proyecto justamente porque es un compromiso, una prioridad, pero también sabemos que no contamos con todo el apoyo que necesitamos en el Senado para que se apruebe en la sala”.

En conversación con El Mercurio, la ministra Ríos detalló que, frente a la reticencia que genera el proyecto en la oposición, “estamos en una ronda de conversaciones (…) para ver si logramos tener alguna fórmula alternativa o poder mejorar lo que tenemos hoy día”. De todas formas la titular de Justicia dijo que el indulto “sigue estando en nuestra agenda”.

Consultada por si considera a Celestino Córdova un preso político, la secretaria de Estado indicó “no me compete pronunciarme respecto de la calificación específica que tengan los casos”. En esa misma línea, Ríos acotó: “También se comprometió el ministerio a realizar un proceso de consulta indigena, que debe ser realizado en diálogo con las personas indígenas privadas de libertad”.

SICHES HABLA DE SEGURIDAD

A la misma hora, en conversación con El País y muy contradictoriamente, la ministra del Interior Izkia Siches se refirió a los desafíos que implicó asumir su cartera, en el marco de las constantes críticas por parte de diversos sectores.

Respecto a la situación de delincuencia en el país (grupo al wue pertenecen los vándalos que quiere indultar la ministra de Justicia, Siches expresó que “lo que sucede representa una llamada de alerta. Se requieren políticas de Estado para que no siga aumentando el poder de fuego de las bandas criminales”.

“No tengo ningún trauma y las policías y el tema de seguridad no puede ser un asunto de derechas o izquierdas. Hoy en día es un desafío de Estado”, agregó.

/gap