La vicepresidenta de la República, Izkia Siches, reiteró este miércoles el llamado del Gobierno para que se abra un diálogo para abordar la crisis de violencia que afecta a la macrozona sur, expresando su rechazo hacia los emplazamientos de la Coordinadora Arauco Malleco al pueblo mapuche para que se levante en armas contra el Estado de Chile.

Tras participar en una actividad en Renca, en el marco de la campaña del Ejecutivo para mejorar el control de armas, la autoridad indicó que “la invitación de nuestro Gobierno ha sido al dialogo y hemos tenido buena muy buena acogida en distintas comunidades que hoy están dispuestas a trabajar con el Gobierno”.

“Se han puesto en contacto con nuestras distintas autoridades locales y creemos que esa es la vía, tal como lo hemos planteado el día de hoy, menos armas es más seguridad y nuestro llamado a deponer el uso de ellas es transversal y esto incluye a aquellos grupos armados que han llamado a utilizar estas vías”, recalcó.

En esa línea, Siches señaló que “hacemos una invitación a deponer las armas y construir en base al dialogo, y también a seguir trabajando en conjunto, pero no dejarnos ni amedrentar ni tampoco perder el foco hacia un trabajo que sea colaborativo y dialogado hacia las soluciones de fondo”.

Sobre el mismo tema, pero asociado a las dudas que ha generado la idea del Ejecutivo de disminuir el acceso a armas de la población civil, respondió que “el trabajo del ministerio tiene distintas aristas en materia de armas, una de ellas es el enfrentamiento hacia el crimen organizado, que tiene refuerzo en Aduanas, fortalecimiento de los procesos institucionales, mejorar la fiscalización y el foco en las armas ilegales”.

“Pero además a esto se ha añadido lo que ha señalado el Presidente: Tenemos un gran numero de armas circulando debidamente inscritas, pero de ellas un porcentaje importante terminan en las manos de los delincuentes y parte importante de los homicidios que ocurren son con armas de fuego y debemos reducir esa circulación”, recalcó.

Para reforzar el punto, la secretaria de Estado recordó que “ayer tuvimos el robo de dos armas debidamente inscritas, más de 100 municiones en Cañete y Lo Barnechea. Eso nos da cuenta de que a pesar de que algunas de estas armas se compran con fines de seguridad, terminan en las manos de los delincuentes”.

“Es ahí donde queremos solicitar la colaboración de la ciudadanía entregando sus armas, justamente en el proceso que hemos reforzado hoy, como también denunciando. Pero además, queremos agregar el llamado transversal a todo el mundo político y a los ciudadanos que necesitamos cortar los círculos de circulación de estas armas”, indicó.

En cuanto a los detalles del proyecto de ley que creará el Gobierno en esta materia, explicó que “estamos trabajando para cambiar el paradigma, que no sea el foco hacia las armas que están circulando, sino restringir su funcionamiento y que sea el peso de la prueba la prioridad, que esté en su restricción de forma transversal y sean solo algunas excepciones particulares que se permita la mantención de las armas”.

/psg