El presidente Joe Biden dijo que Washington debe tomar medidas para enfriar las presiones inflacionarias en Estados Unidos, luego de un doloroso informe el viernes que mostró que los precios al consumidor se aceleraron al ritmo más rápido en más de cuatro décadas.

Biden culpó al “aumento de precios de Putin” por la mayoría de los aumentos, que se han acelerado desde que el líder ruso, Vladimir Putin, ordenó la invasión de Ucrania a fines de febrero.

“Incluso mientras continuamos nuestro trabajo para defender la libertad en Ucrania, debemos hacer más, y rápidamente, para bajar los precios aquí en Estados Unidos”, dijo Biden en un comunicado.

“El informe de hoy subraya por qué he hecho de la lucha contra la inflación mi principal prioridad económica. Si bien es bueno ver que la inflación básica crítica se modera, no está bajando tan bruscamente y tan rápido como deberíamos ver”, afirmó. “El aumento de precios de Putin golpeó duro en mayo aquí y en todo el mundo: los altos precios de la gasolina en las gasolineras, la energía y los precios de los alimentos representaron alrededor de la mitad de los aumentos mensuales de precios, y los precios de las gasolineras aumentaron USD 2 por galón en muchos lugares desde que las tropas rusas comenzaron a amenazar a Ucrania”.

Prometió que su gobierno ”continuará haciendo todo lo posible para bajar los precios para el pueblo estadounidense. El Congreso también debe actuar con urgencia. Hago un llamado al Congreso para que apruebe un proyecto de ley para reducir los costos de envío este mes y lo lleve a mi escritorio, para que podamos reducir el precio de los productos. Y pido al Congreso que apruebe legislación para reducir costos para las familias, como facturas de energía y medicamentos recetados”.

Según Biden, éstas son las cosas más importantes que el Congreso puede hacer para ayudar a las familias ahora y complementar los esfuerzos de la Reserva Federal para reducir la inflación.

“Estados Unidos está en camino de producir una cantidad récord de petróleo el próximo año y estoy trabajando con la industria para acelerar esta producción. Pero también es importante que las industrias de petróleo, gas y refinación de este país no usen el desafío creado por la guerra en Ucrania como una razón para empeorar las cosas para las familias con una toma de ganancias excesivas o aumentos de precios”.

Y finalizó: “Todos tenemos trabajo que hacer para bajar la inflación. Lo que no ayudará es el plan de algunos republicanos en el Congreso para aumentar los impuestos a la clase media y las familias trabajadoras. Eso sería un paso en la dirección equivocada, y me opongo firmemente”.

El costo de la gasolina, los alimentos y la mayoría de los demás bienes y servicios se dispararon en mayo, lo que llevó la inflación a un máximo de cuatro décadas y no ofreció un respiro a los estadounidenses.

Los precios al consumidor aumentaron un 8,6% el mes pasado respecto al año anterior, más rápido que el aumento interanual de abril del 8,3%, dijo el viernes el Departamento de Trabajo. La nueva cifra de inflación, el mayor aumento desde diciembre de 1981, aumenta la presión sobre la Reserva Federal para que continúe elevando agresivamente las tasas de interés.

El informe del viernes subrayó los temores de que la inflación se esté extendiendo más allá de la energía y los bienes cuyos precios están aumentando debido a las cadenas de suministro obstruidas y la invasión de Rusia a Ucrania. Si la Fed se vuelve más agresiva en la lucha contra la inflación con aumentos de tasas, significará préstamos de mayor costo para familias y empresas, y aumentará el riesgo de recesión.

(Con información de AFP y AP)

/psg