En el IV Congreso Ceapi (Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica) que se realizó esta semana en Madrid, y que reunió a importantes empresas de Iberoamérica, el tema central giró en torno a la relación entre España y los países latinoamericanos.

Entre los temas, destacó la situación que se está viviendo en Chile, donde las fuerzas de izquierda desplazaron al oficialismo y a la centroizquierda en las elecciones del fin de semana, escenario que fue comentado por distintas autoridades, entre estas, el expresidente de España, José María Aznar y el presidente del Partido Popular (PP), Pablo Casado.

En la instancia, Aznar destacó que Chile es un país “estupendo y estable”, y que con la Constitución actual ha habido presidentes de todos los sectores, pero que “con el pretexto de una subida de tarifas de metro, se organiza una grandísima revuelta social”. Sobre este punto agregó que el estallido se realizó “con enorme intervención exterior y enormes movimientos de los extremos más radicales de la izquierda, con enorme participación cubana, rusa y venezolana”.

“En el mejor de los casos, abre un periodo de incertidumbre muy grande para el país y, en el peor, podría abrir un proceso ‘pseudorevolucionario’ por llamarlo de esa manera”, señaló Aznar.

En relación a las megaelecciones comentó que Chile va a desarrollar un proceso constituyente “en la izquierda radical”. Esto, según sus dichos, “en el mejor de los casos, abre un periodo de incertidumbre muy grande para el país y, en el peor, podría abrir un proceso ‘pseudorevolucionario’ por llamarlo de esa manera”. De esta forma, sostuvo que el resultado es que “se han cargado la Constitución, han desestabilizado el sistema, llenado el país de incertidumbre y no han conseguido nada”.

A su vez, refiriéndose a lo que está ocurriendo en Colombia, el expresidente de España declaró que “es la gran joya que quieren conquistar los desestabilizadores, está pasando exactamente lo mismo. Las técnicas para desestabilizar Colombia son las mismas que las de Chile”. Para Aznar, la diferencia estará en la reacción del gobierno colombiano, “que está siendo muy acosado desde el punto de vista internacional por el uso de la fuerza, pero que tiene que hacer un esfuerzo muy especial en decir que no va a transigir con lo que es el marco institucional, la democracia y el sistema de libertades colombiano que existe, ha existido y debe seguir existiendo”. Además, aseguró que el populismo es un fenómeno creciente en la región.

“Se han cargado la Constitución, han desestabilizado el sistema, llenado el país de incertidumbre y no han conseguido nada”, sostuvo Aznar.

Y planteó: “¿Cómo puede España ayudar a que no crezca el populismo en Latinoamérica? (…) Con este Gobierno (de Pedro Sánchez) es muy complicado porque es partidario de lo que ocurre en Venezuela, de lo que ha pasado en Chile, de que pueda haber un cambio en Colombia, de los movimientos populistas y radicales que se están produciendo en Latinoamérica”.

Por su parte, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, destacó que la presencia de España en Latinoamérica es “mejorable” y que no está presente como debería estar. En este sentido, y refiriéndose a los gobiernos de Chile, Colombia, Uruguay, Ecuador, Costa Rica, entre otros, destacó que “España debe ser un factor clave de apoyo a las democracias latinoamericanas frente a regímenes iliberales, incluso dictatoriales, como Cuba, Venezuela y Nicaragua”.

Por Florencia Donoso para El Líbero

/psg