“Si las muertes entre los mayores de 70 años se hubieran mantenido en el mismo camino que aquellos entre 0 y 59 años, 1.500 personas más habrían muerto”, estima hoy un analista del reconocido medio británico The Financial Times.

De acuerdo a John Burn-Murdoch, no se puede apuntar actualmente a las cifras de aumento de contagio y simplemente decir “¿ven? las vacunas no están funcionando contra las nuevas variantes”. “Hay que excavar más allá de la superficie y verán que las vacunas le están ganando la batalla contra las variantes, previniendo que las cosas estén mucho peor”, advierte en su cuenta de Twitter.

Según sus estimaciones en base al avance de la vacunación, la cifra de contagios y cómo ha ido avanzando la pandemia en nuestro país, el analista calcula que hemos evitado 1.500 muertes gracias a las vacunas.

Es más, indica, Chile es uno de los ejemplos “más claros” a nivel mundial de que las vacunas funcionan.

“Los rangos son exactamente los mismos entre los jóvenes y los adultos mayores antes de la vacunación. Luego, divergieron, con los adultos mayores mejorando. Si las muertes entre los mayores de 70 años se hubieran mantenido en el mismo camino que aquellos entre 0 y 59 años, 1.500 personas más habrían muerto”, estima.

“El resurgimiento (de casos) en Chile ha sido malo. Es horrible ver a tantas personas jóvenes en la UCI, pero las vacunas ya han salvado allí a 1.500 vidas. Ese es el equivalente a 5 mil vidas en el Reino Unido o a 26 mil en Estados Unidos”, sostuvo. “Chile ha tenido un mal resurgimiento de casos, pero las vacunas han prevenido que sea mucho peor”.

De acuerdo a Burn-Murdoch, esto fenómeno también se puede ver en Canadá, en donde si bien hoy se registra un aumento de casos, mayores admisiones en Unidades de Cuidado Intensivo y muertes pese a tener a un tercio de la población con una o más dosis, si se filtra por edad, se puede apreciar el efecto que tienen las vacunas en la población mayor.

“La tercera ola en Canadá ha sido mucho más tenue entre los adultos mayores, quienes fueron priorizados para la vacunación. Los casos y las admisiones en la UCI se incrementaron de forma más lenta, y comenzaron a caer más tempranamente. Los fallecimientos también comenzaron a aumentar de forma mucho más lenta entre los adultos mayores”, sostuvo.

“Si Chile y Canadá estuviesen aún más avanzados en su vacunación, estos recientes resurgimientos de casos habrían sido aún más débiles de lo que ya lo son. Muchas miles de más vidas se podrían haber salvado. Sin embargo, las vacunas que han sido administradas están funcionando bien”, concluye.

Actualmente en Chile hay casi mil pacientes Covid en UCI que pertenecen al rango etario entre 50 a 59 años (un 31%). Los mayores de 70 años representan la población que menos se encuentra hospitalizada en camas críticas (11%), incluso siendo superado por los menores de 39 años (15%).

/psg