El gigante inmobiliario chino Evergrande Group ha vuelto a incumplir este miércoles el pago de intereses a los inversores internacionales, ha comunicado el acreedor alemán DMSA, que está preparando un procedimiento de quiebra contra la compañía china y pide a todos los inversores en bonos que se unan a él.

Evergrande debía haber pagado 148,13 millones de dólares en intereses de tres bonos este 10 de noviembre, a más tardar.

“Pero hasta ahora no hemos recibido ningún interés por nuestros bonos”, explica el analista de DMSA Marco Metzler, que indica que “con el cierre de los bancos en Hong Kong hoy, es seguro que se han incumplido estos bonos”.

El experto precisa no obstante que el impago no supone automáticamente la quiebra de Evergrande: para determinar la bancarrota, hay que presentar una solicitud de insolvencia ante el tribunal. Esto puede hacerlo la propia empresa o uno o varios de sus acreedores, y es precisamente lo que está previsto ahora.

“DMSA está preparando un procedimiento de quiebra contra Evergrande. Ya estamos manteniendo conversaciones con otros inversores al respecto. Estaríamos encantados de que otros inversores se unieran a nuestro grupo de acción”, afirmó Metzler.

El experto de DMSA aseguró que en cuanto un tribunal abra un procedimiento de insolvencia, “Evergrande también estará oficialmente en bancarrota”, algo que considera que ocurrirá “en cuestión de días”.

Con una deuda por encima de los 300.000 millones de dólares, Evergrande es la compañía más endeudada del mundo. La crisis de liquidez que está sufriendo la empresa ha contagiado al sector inmobiliario chino, causando recientemente el incumplimiento de pagos de deuda por parte de otros actores del ámbito de los bienes raíces.

“Riesgos para el crecimiento económico mundial”

Considerando la escala de la deuda y los efectos acumulativos del impago, los problemas del sector inmobiliario chino amenazan con conmocionar no solamente a las finanzas del gigante asiático, sino también a las globales, advierten numerosos expertos.

Así, la Reserva Federal de EE.UU. reconoció el lunes que la situación genera riesgos para el sistema financiero del país norteamericano.

“Dado el tamaño de la economía y el sistema financiero de China, las tensiones financieras en China podrían tensar los mercados financieros mundiales a través de un deterioro de la sensación de riesgo, plantear riesgos para el crecimiento económico mundial y afectar a Estados Unidos”, declaró el banco central en su último informe sobre estabilidad financiera.

/psg