Esta madrugada, en Nueva York estuvo reunido de emergencia el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ya que el gobierno de Ucrania había pedido una sesión urgente ante los reportes de una invasión, que justamente se dió.

En la reunión embajador ruso ante el organismo, Vasily Nebenzia, quien señaló que ocupar Ucrania “no está en los planes de su país”. Sin embargo mencionó que están convencidos de que la región del Donbás, en el este de Ucrania, no puede seguir sufriendo.

“Más bien buscamos proteger al pueblo que está sufriendo del genocidio, creímos que era necesario defender la zona de Ucrania y hacer rendir cuentas a quienes han cometido actos en contra de civiles”, afirmó el embajador.

Agregó que justamente las repúblicas de Donetsk y Lugansk pidieron ayuda a Rusia para defenderlas de ataques del ejército de Ucrania y ellos sintieron la necesidad de defender a esas poblaciones.

Mientras tanto en ese mismo foro el embajador ucraniano pidió que pare la guerra, que “por favor detengan los ataques contra la población”. A pesar de eso admitió que ya su discurso es inservible.

/gap