La ola de calor que afectó a Argentina en los últimos días dejó un nuevo récord en los registros porteños: la Ciudad de Buenos Aires tuvo la temperatura mínima más alta de su historia. Ocurrió este sábado, en las primeras horas de la madrugada, cuando el termómetro marcó 30 grados. De ahí, no bajó en todo el día.

La información fue confirmada por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), que publicó un gráfico de cómo fueron cambiando los picos de temperatura hora por hora.

Los 30 grados se registraron al comienzo del día, cuando el reloj marcaba las 0; y volvieron a darse a las 2 de la madrugada.

/gap