La ministra de Salud, María Begoña Yarza, descartó que el país esté entrando a una endemia, y detalló los criterios que se ha fijado la cartera para llegar a la fase de alto impacto sanitario. Esto, luego que en las últimas semanas se registrara un alza de contagios que obligó a que a la fecha 111 comunas del país estén en “medio impacto sanitario” o fase amarilla.

“Todavía se sigue funcionando en esta especie de ciclo (de contagios) que se reactivan cada 90 o 100 días, y que esa forma de expresión señala que nos encontramos con un virus que está circulando, no en endemia, sino que alcanza niveles altos, puede estabilizarse y vuelve a instalar un ciclo, como ha ocurrido en los dos últimos años”, detalló esta mañana en conversación con Radio Universo.

Es en este escenario cíclico, que la autoridad aclaró que está buscando regular los aforos y la mantención de la distancia física entre las personas, junto con las capas de protección (mascarilla, lavado de manos, ventilación). “Y en este cambio de switch (fase) de verde a amarillo, que hace que nos resguardemos más, tiene que como garantía, que todo puede ser más atenuado si tenemos alta cobertura de vacunación”, agregó.

Así, las proyecciones de la autoridad sanitaria apuntan a que “este peak no va a ser de la magnitud que tuvimos con ‘Ómicron 1’ en enero, esas cifras de casi 40 mil casos, eso no lo esperamos”, puntualizó.

En los últimos días, los casos aumentaron en un 30% en promedio, y ayer ya se superó la barrera de los 4 mil casos, lo que no se veía hace 35 jornadas. Para hoy, adelantó Yarza, los nuevos contagios estarán cerca de los 4.400, alza que según la autoridad podría alcanzar una estabilización “entre los 5 mil y 6 mil casos, y quizás llegar a 9 mil o 10 mil casos. Estamos pensando en esa magnitud”.

¿Y en qué escenario tendría que estar el país para retroceder a la fase de “alto impacto”? “La línea roja es la respuesta del sistema sanitario y ésta tiene varios indicadores: ocupación de camas en general y críticas, tanto a nivel regional y nacional. Lo que establecimos es una línea de ocupación crítica; todavía estamos lejos de eso”, explicó Yaza, aunque recalcó que aún hay baja ocupación de pacientes covid-19.

Sin embargo, descartó que se puedan volver a implementar cuarentenas, a menos que se diera un escenario “poco probable”, somo la aparición de una variante que no responda a las vacunas y nos enfrentemos a una situación similar a la de 2020.

Comunicación de riesgo

Uno de los temas que ha generado más críticas contra el actual Minsal es la comunicación de riesgo, apuntando a las escasas apariciones de la ministra en los medios, o con un reporte televisado que se emite sólo una vez a la semana. Según explicó Yarza, el diseño de esta herramienta obedece, precisamente, al carácter cíciclo del comportamiento del virus.

“Nosotros dijimos, como esto va a ser cíclico, cómo hacemos que, en esto que es de largo aliento, que las personas puedan vivir con esto”, y para ello se consideró la fatiga pandémica y el incentivo de que hacer cosas como vacunarse, pudiera tener “algún retorno en la vida cotidiana”, explicó la ministra.

Así, en el periodo en que ingresó esta nueva administración, donde había un marcado descenso de casos, “demos esta señal ante esta tensión permanente de la pandemia, disminuyamos un poco, con comunicación de riesgo adecuada al periodo epidemiológico”.

/psg