“Rusia es la única responsable de sus acciones y de las consecuencias de las mismas, incluido el sufrimiento humano y económico que está causando”, señaló Wong en Bali, antes de participar en la reunión de ministros de Exteriores del G20 que hoy celebra sus reuniones multilaterales.

La jefa de la diplomacia australiana confió en que la reunión del G20, que cuenta con la asistencia de su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, sirva para “seguir presionando a Moscú” respecto al fin de la guerra y el restablecimiento del estado de derecho internacional y “navegar los retos” que afronta actualmente el planeta.

Se tratan de “cuestiones críticas” que abarcan la seguridad alimentaria y energética, así como el multilateralismo, cuyos principios “han sido amenazados por la invasión ilegal y no provocada de Rusia”, enfatizó Wong.

La ministra australiana también se refirió a la reunión paralela al G20 que mantendrá esta noche con su homólogo chino, Wang Yi, con el fin de “estabilizar” las relaciones con Pekín, su principal socio comercial y con el que mantiene fuertes discrepancias ideológicas.

“Todos saben que tenemos diferencias”, señaló Wong al insistir que la posición de Camberra, que tendrá como prioridad “los intereses australianos”, será “calmada, diplomática y directa”.

Esta será la segunda cita de alto rango entre representantes de Pekín y Camberra desde que hace años se congelaran las relaciones diplomáticas entre ambas naciones a raíz de varias discrepancias.

/gap