Pasadas las 17.30 horas de ayer martes inició el debate en la Sala del Senado producto de la moción presentada por Ximena Rincón, Matías Walker, Iván Flores (de la Democracia Cristiana) y el independiente Pedro Araya para modificar la actual Constitución y permitir rebajar los quórum a 4/7.

La decisión de iniciar la discusión se fijó el lunes en una tensa reunión donde los jefes de comité de los partidos decidieron agregar el proyecto en la discusión de este martes, quedando en el quinto lugar de la tabla. Además, luego de la cita se desestimó la intención de ciertas bancadas que pretendían votar durante la jornada.

En esa línea, durante la sesión presentaron sus argumentos 12 senadores, donde expusieron sus posturas respecto a la iniciativa de modificación de la Carta Magna. Además de Matías Walker, que en su rol como presidente de la Comisión de Constitución, explicó los alcances del proyecto del que también es autor.

El primero en exponer fue el senador UDI, Iván Moreira, quien planteó que “a pesar que hay un sector de la izquierda, encabezado por Apruebo Dignidad, en torno a retrasar y a que en Chile no hayan voluntades y espíritu de cambio, hoy estamos viendo los 4/7 y eso es importante, es voluntad de avanzar”.

“Como político uno no puede quedarse estático en las ideas y métodos del pasado. Así como las sociedades avanzan los políticos debemos ser flexibles, sin perder nuestra esencia”, reafirmó el legislador por la Región de Los Lagos, quien también se comprometió a avanzar en esta reforma: “Cóbrenme la palabra”.

El senador del Partido Republicano, Rojo Edward, destacó que “el problema no es que un sector quiera cambios y el otro no, debe terminar este eslogan falso. ¿Por qué no aseguraron la propiedad de nuestros ahorros o que el derecho de la vivienda incluyera propiedad? La izquierda se opuso. Entonces, ¿quién se opuso? (…) Esta Constitución es mucho más pétrea que lo que existe hoy”.

“En Evópoli hemos estado permanentemente abogando por un cambio constitucional. No por esta Constitución que está proponiendo la Convención, cuyo mayor defecto es su irreformabilidad porque exige 2/3 de ambas cámaras o 4/7 más plebiscito”, fue la intervención del Evópoli Luciano Cruz-Coke

En tanto, uno de los autores del proyecto de modificación, el senador Pedro Araya, dijo que el texto propuesto por la Convención Constitucional “no es una obra perfecta” y que “esta reforma constitucional no se trata de una maniobra política para dulcificar o maquillar el Rechazo. El Rechazo es una opción política válida como lo son todas las acciones políticas en democracia (…) pero a mi juicio es una opción profundamente equivocada”.

“Con esta reforma se trata de tener una llave maestra que nos permita avanzar en el proceso de que nuestro país tenga una nueva Constitución”, aseguró Araya.

/gap