Mientras al cierre del año pasado eran 2.400 los pacientes contagiados por segunda vez con coronavirus, a agosto el registro ha crecido a 37.836. Según los expertos, la nueva variante y su capacidad para evadir las defensas, sumado a una pérdida de la inmunidad en las personas, estarían detrás de este aumento.

¿Qué se entiende por caso sospechoso de reinfección? Según la definición del Ministerio de Salud, toda persona que tuvo un primer episodio confirmado -sintomático o asintomático- de Covid-19 y que, 60 días después de ese evento, vuelve a presentar la enfermedad.

En Chile, según lo informado por la cartera sanitaria, el primer caso sospechoso de reinfección se detectó el 28 de julio de 2020, casi cinco meses después de la llegada del Covid-19. Y de ahí en adelante el reservorio fue creciento lento, pero sostenidamente. Eso, hasta la llegada de la variante ómicron, que trastocó notoriamente la tendencia.

Al cierre del año pasado, habiendo transcurrido 21 meses de pandemia, las reinfecciones totalizaban 2.241 casos en todo el país. Pero en 2022 han aumentado exponencialmente, haciendo crecer 17 veces el registro: este viernes ya sumaban 38.050 las personas que por segunda vez han cursado una infección por SARS-CoV-2.

Dicho de otro modo: el 94% de las reinfecciones por Covid-19 han ocurrido en durante el transcurro del 2022, con 35.809 personas reinfectadas.

Efecto ómicron

A juicio de los expertos, se trataría de un fenómeno multifactorial. Gabriel Cavada, epidemiólogo y académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, explica que gran parte de las reinfecciones han ocurrido como consecuencia directa de la aparición de la nueva variante ómicron y sus sublinajes, los cuales ya predominan en la circulación viral.

“Hasta la cepa delta era dudosa una reinfección, pero desde que apareció ómicron el panorama cambio. Como sabemos es una cepa de contagio más masivo y rápido, aparece la dinámica de las reinfecciones, pues con este linaje uno se puede contagiar varias veces o al menos más de una vez”, señala.

El linaje -descubierto el pasado 24 de noviembre- tiene características que le permiten evadir la inmunidad de las personas. Así lo afirma Carlos Pérez, infectólogo de Clínica Universidad de los Andes y decano de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Universidad San Sebastián: “De ahí la necesidad y que ojalá se haga cierta la propuesta del Minsal de traer una vacuna bivalente. Estas vacunas tendrían el virus original que entrega la protección basal y la información adicional de la variante ómicron. Entonces, la campaña sería más eficaz para cortar el contagio”.

En esa línea, el pasado miércoles la ministra Begoña Yarza confirmó un nuevo refuerzo contra el Covid-19. A partir de los datos de inmunización que se han obtenido de las vacunas anteriores, se definió que la nueva inoculación se hará con vacunas Bivalentes, que contengan la variante original y la variante ómicron, que es la que actualmente tiene el dominio de la circulación. Según las autoridades sanitarias, se espera que la campaña inicie la próxima primavera.

Pérdida de inmunidad

Otro factor importante para los expertos es la pérdida de inmunidad. Daniel Apolo, jefe de la UCI quirúrgica y médica de la Clínica Indisa, asegura que “hay un déficit en la población que le corresponde la cuarta dosis y que dejaron pasar mucho tiempo desde su dosis anterior, entonces están menos protegidos. Además, hay que tener en cuenta que los casos son altos, entonces la carga viral es mayor”.

De acuerdo a las últimas cifras del Minsal, la tasa de contagios en personas con el segundo refuerzo entre 14 días y seis meses es de 217,3 casos por cada 100 mil habitantes. Transcurridos los seis meses, la cifra sube a los 428 casos por 100 mil habitantes. Es decir, la incidencia aumenta en un 96%.

Por esta razón, los rezagados preocupan a las autoridades y a los expertos. Según los últimos datos del Ministerio de Salud, hay 1.634.822 personas que están atrasadas con su tercera dosis y 1.888.697con la cuarta. Apenas el 71% de la población objetivo se ha vacunado con el segundo refuerzo. Es decir, hay casi 3,5 millones de dosis rezagadas y, por consiguiente, con el Pase de Movilidad bloqueado.

En cuanto a los cuadros clínicos, el doctor Apolo explica que “puede ser que una persona que tuvo Covid-19 grave, la reinfección le dé más fuerte y con complicaciones. Sin embargo, en nuestro centro no hemos tenido más que un par de ingresos por reinfección y no han requerido mayor manejo, pues en general las reinfecciones no son graves”.

/psg