La ley de Servicios Básicos, sumada a los planes ofrecidos por las empresas eléctricas para apoyar a quienes no han podido pagar sus cuentas, se acerca a cumplir un año y el número de clientes morosos no para de crecer.

Según la última actualización hecha por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), con datos a fines de mayo, el total de clientes morosos alcanza los 720.840, mientras que la deuda promedio suma $344.755. Se trata de una cifra que ha venido creciendo con la pandemia, a pesar de que, de acuerdo con los números del supervisor, unos 500 mil de los clientes deudores arrastran impagos desde el inicio de la crisis sanitaria.

Las cifras fueron dadas a conocer por parte del superintendente de la SEC, Luis Ávila, quien participó de la sesión de la comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados en que se analizó este tema. En la instancia también estuvieron presentes el académico de la Universidad de Santiago, Humberto Verdejo; el presidente de Conadecus, Hernán Calderón, y el director ejecutivo de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo.

Según expuso el superintendente Ávila, el aumento neto de morosos desde marzo de 2020 alcanza los 206 mil, cifra que se explica por la imposibilidad de pagar las cuentas debido a la pandemia. En total, los clientes que no han podido pagar sus cuentas llegan al 10,1%.

En términos de monto, se pasó de $88 mil millones a $248 mil clientes.

“Desde marzo de 2020 al 31 de mayo, la última actualización mensual que manejamos en la SEC, se muestra la formación de la morosidad en distintos períodos. Hay un monto de morosidad que ya venía desde el inicio de la pandemia, lo que ascendía a 514 mil clientes. Eso es relevante porque después se aplicaron ayudas a quienes podían no tener capacidad de pago, de origen de las empresas mediante convenios y luego, con una ley que permite acumular saldos para ayudar a las personas”, explicó Ávila.

“A la fecha registramos 180 mil convenios desde marzo del año pasado, lo que contrasta con el alza de 206 mil en el número de clientes morosos”, agregó el superintendente.

Por tramos de deuda, el 57% de la deuda se concentra en un 33% de los clientes, que son quienes tienen los mayores consumos y, por ende, pagan las boletas más caras.

Visión del sector

Según Rodrigo Castillo, el nivel de deuda está alcanzando niveles preocupantes y, a diferencia de lo que ocurre con la deuda bancaria, los retiros del 10% de los fondos de pensiones no han ayudado a reducir los impagos.

“A la fecha se han celebrado unos 180 mil convenios. Pero hay muchos clientes que han firmado convenio y no tienen deuda, y clientes con deuda que no han firmado. Las empresas han realizado campañas llamando a suscribir convenios y han enviado cartas a los clientes informando sobre sus deudas y las opciones de la ley”, indicó Castillo.

/psg