Como escribe Max Colodro, pareciera que el gobierno está haciendo “equlibrismo sin red” y eso, dice, “puede funcionar una vez, quizá un par de veces (…) pero es imposible sostenerlo y que sea eficaz durante cuatro años”.

Un diagnóstico preocupante para un presidente que sigue cayendo en las encuestas.

Más aún dirán algunos cuando vivimos en tiempos de polarización, donde las elecciones se deciden entre extremos, como ha sucedido en el último tiempo en América Latina.

Basta ver el resultado de las recientes elecciones de Brasil, donde menos de dos puntos decidieron el triunfo de Lula.

Juan Paulo Iglesias. Boletín semanal de Opinión de La Tercera .

/gap