Aliou Cissé tendrá una nueva experiencia mundialista. Luego de lo que fue la participación de Senegal en la edición que organizó Rusia en 2018, donde su equipo fue eliminado de forma prematura a pesar del triunfo ante Polonia (2-1) y el empate con Japón (2-2), el combinado africano cayó en la tercera fecha del Grupo H contra Colombia (1-0) que le permitió a los sudamericanos y a los asiáticos acceder a los octavos de final.

Más allá de la pronta despedida, la producción del equipo dejó una buena sensación para el futuro. Y en la Copa África de Naciones logró adjudicarse el título. Por ello, en el país del Golfo los senegaleses se entusiasman con dar pelea en la zona que comparten con Países Bajos, Ecuador y Qatar. El líder del plantel es el estratega más exótico que cuenta la competición. Sus rastas causan sensación entre sus seguidores, pero lo más destacado es la capacidad que cuenta el entrenador para abrirle la puerta a sus colegas africanos.

Aliou Cissé, quien fue capitán de la selección de Senegal que llegó a los cuartos de final en la Copa del Mundo que se disputó en Corea y Japón en 2002, marcó el camino en Rusia con un pedido especial:  “Soy el único director técnico negro en este Mundial. Espero que se sumen más en un futuro”, había dicho en plena conferencia de prensa. Y en sus argumentos dejó en claro que los protagonistas de su región deben tener más posibilidades: “Se ven muchos jugadores africanos en países europeos y en clubes importantes. Ahora necesitamos que los entrenadores africanos demos ese paso”.

Su voz se escuchó. A diferencia de lo que sucedió hace cuatro años, en Medio Oriente son 5 los estrategas africanos que están al frente de sus equipos. Además del ex volante senegalés, Jalel Kadri está a cargo de Túnez, Walid Regragui se destaca como DT de Marruecos, Rigoberto Song lidera el plantel de Camerún y Otto Odo se desempeña en Ghana. Es decir que en los combinados que históricamente fueron dirigidos por europeos, los africanos se ganaron un lugar.

Tengo la certeza de que un día un país africano ganará la Copa del Mundo. Es un poco más complicado en nuestros países, porque tenemos realidades que no existen en otros continentes, pero creo que el continente africano está lleno de cualidades. Estamos en el camino, y estoy seguro de que Senegal y otros países africanos podrán ganar, al igual que Brasil, Alemania u otros países europeos”, explicó antes del inicio del certamen.

Cabe señalar que su equipo no contará con la estrella del Bayern MúnichSadio Mané, debido a una lesión que sufrió el delantero. “Es muy difícil reemplazarlo, pero creemos que su sustituto es un joven prometedor”, dijo el estratega de 46 años en la previa de su debut frente a Países Bajos. Inmediatamente, el DT reveló que Moussa N’Diaye, lateral izquierdo del Anderlecht belga, será el jugador número 26 que ingresará en la nómina por el astro con pasado en el Liverpool.

/gap