Antes de la pandemia del Covid-19, la diferencia entre la tasa de participación laboral de hombres y mujeres en Chile era de 20 puntos porcentuales (pp.), brecha de generó que la pandemia exacerbó de manera importante.

En el peor momento de la crisis, la tasa de participación de las mujeres en el mercado laboral era del 41,3%, lo que representaba un retroceso de más de 10 años en este indicador. Aunque en 2022 el número de mujeres empleadas se acerca a los niveles prepandémicos, un reto importante en el país es acelerar la inserción de las mujeres en el mercado laboral y eliminar las brechas de género.

En este contexto, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) elaboraron el informe “Mujeres y retorno laboral en Chile: Aprendizajes de la pandemia para cerrar la brecha en el empleo”. Este documento explora las principales razones por las que las mujeres que perdieron o dejaron su trabajo durante la pandemia no se reincorporaron al mercado laboral.

Las principales conclusiones se destaca que en los años previos a la pandemia muestran que la participación laboral de las mujeres en Chile se ubicó consistentemente por debajo del promedio de países de América Latina en general, y del Cono Sur en particular.

Además, antes de que el coronavirus impactara en la economía, la brecha entre la tasa de participación de mujeres y hombres era de 21 pp. (52,6% vs 73,5%, respectivamente). “La pandemia exacerbó brechas preexistentes entre hombres y mujeres. En el peor de la crisis, la tasa de participación de mujeres en el mercado laboral se ubicó en un 41,3%, un retroceso de más de 10 años en el indicador”, acotó el informe.

Asimismo, apuntó que en junio de 2020, entre quienes perdieron o renunciaron a su trabajo, un 62% de los hombres se mantuvo en el mercado laboral, ya sea porque estaban trabajando en otro empleo (7,7%) o estaban buscando uno (54,7%). Lo mismo era cierto solo para el 41% de las mujeres: 6% tenía un nuevo trabajo y sólo un 35% estaba buscando.

“La recuperación del empleo en 2020 y 2021 resultó ser asimétrica: los hombres se reintegraron al trabajo remunerado de manera más acelerada que las mujeres. En noviembre de 2020, 880.000 mujeres que se encontraban trabajando en marzo de 2020, manifestaron no estar trabajando ni buscando trabajo en noviembre del mismo año, y 430.000 mujeres declaró que ‘bajo ninguna circunstancia’ volvería a trabajar”, dijo.

Junto con ello, de acuerdo con el documento, las desigualdades de género en esta materia fueron marcadamente más agudas en los tres quintiles de menores ingresos. Estos dos impactos de la pandemia, esto es, la salida masiva de mujeres del mercado laboral y su lento retorno, tienen múltiples y complejas causas, que son las que indaga el estudio.

Actualmente las cifras indican que el empleo de las mujeres se encuentra en niveles cercanos a los exhibidos antes de la pandemia. Sin embargo, “el desafío no es volver a la antigua normalidad prepandemia. Es necesario ir más allá y aprovechar los aprendizajes de la pandemia para eliminar las brechas de género que persisten en esta materia y promover el acceso de más mujeres a trabajos formales y no precarios”, agregó.

El estudio será presentado en la sede de la Organización Interamericana del trabajo para el Cono Sur de Santiago, y contará con la presencia del administrador del PNUD y subsecretario general de la ONU, Achim Steiner.

Además, se espera la asistencia al evento de la ministra del Trabajo, Jeannette Jara; el director de la OIT para el Cono Sur, Fabio Bertranou; la representante residente del PNUD en Chile, Georgiana Braga-Orillard, y la presidenta ejecutiva de Comunidad Mujer, Alejandra Sepúlveda.

/psg