Este jueves, la ministra de Minería, Marcela Hernando, junto al vicepresidente ejecutivo (s) de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Joaquín Morales, presentaron el Informe de Tendencias del Mercado del Cobre, correspondiente al primer trimestre de 2022, el cual contiene proyecciones de precio, demanda y oferta del metal.

En primer lugar, la secretaria de Estado resaltó que “Cochilco elevó la proyección del precio promedio de la principal exportación chilena a US$4,4 la libra para el 2022, pasando de US$3,95 la libra a estos US$4,4. Mientras que para el 2023 la proyección se está elevando desde US$3,8 a US$3,95 la libra de metal”.

Dicho incremento, se explica, de acuerdo a la autoridad por dos situaciones particulares, como “el alza general de los precios de los commodities y también por el conflicto entre Rusia y Ucrania, que ha profundizado las incertidumbres que están impulsando el alza del precio del cobre, exacerbado la percepción de escasez del metal en el mercado”.

“Esta es una excelente noticia para el país, porque se mejora el ambiente de inversión para los países minero a nivel general frente a este escenario de incertidumbre mundial. Sin embargo, es necesario destacar que no toda esta alza de precios se verá reflejada en la recaudación fiscal, ya que también existe un aumento en los precios de combustibles, en el acero, en el transporte marítimo y en los insumos mineros”, agregó.

Oferta y demanda

Respecto de los fundamentos detrás de estas proyecciones, el coordinador de Mercado Minero de Cochilco, Víctor Garay, indicó que el precio del cobre seguirá influenciado por factores coyunturales, producto de un escenario con reducidos inventarios en las bolsas de metales y el riesgo de que la oferta mundial del commodity no cumpla con las expectativas.

Señaló que “hay ciertos eventos que han ocurrido durante el primer trimestre y que están condicionando la fuerte alza del precio del cobre, el más importante de todos y que va a a condicionar a qué nivel de precios del cobre lleguemos en 2022 es los reducidos inventarios en las bolsas de metales. En febrero Rusia invadió Ucrania y eso exacerbó la expectativa de la reducción de los inventarios de cobre para el presente año”.

“Esta reducción de los inventarios por lo menos va a permanecer hasta el año 2024, por lo tanto, vamos a tener precios del cobre relativamente altos respecto de lo que ha sido la historia de la evolución de dicho precio”, agregó.

Junto con ello, mencionó que para el año 2022 se proyecta una oferta de cobre refinado de 21.879 mil toneladas, esto es un 3,6% más que en el año anterior, mientras que para la demanda se prevé un total de 25.219 toneladas, un 1,9% más que en 2021, generando un déficit de mercado de 104 mil toneladas de cobre.

Por otro lado, pese al a fortaleza del dólar, debido a la política monetaria más restrictiva que podría adoptar la Reserva Federal de Estados Unidos producto de la alta inflación, Garay mencionó que la menor expectativa de inventarios ha primado por sobre este factor en el mercado. “Lo que hemos observado en este último mes es que esa relación inversa se ha quebrado y el precio del cobre continúa subiendo, y al mismo tiempo, el dólar internacional también sube”, precisó.

A su vez, el experto explicó que los riesgos para la demanda de cobre comienzan a aumentar debido a expectativas de desaceleración económica en China, en parte inducida por la debilidad del sector inmobiliario, el aumento de los contagios por covid que, conjuntamente con la política de cero contagios del país asiático, ha obligado a decretar cuarentenas de importantes centros urbanos, portuarios e industriales, reduciendo de paso el flujo de las cadenas de suministros.

No obstante, afirmó que “existe un sesgo alcista dado que los inventarios en bolsas de metales se están reduciendo rápidamente y además los confinamientos en China están restingiendo el flujo de cobre hacia los manufactureros por el tránsito de los puertos concentrado hacia las fundiciones”.

Para el año 2023, Cochilco prevé que la producción de cobre aumentaría 5,6% respecto de 2022, mientras que la oferta lo haría en 2,0%, generando un superávit de 329 mil toneladas de cobre en el mercado.

Para Chile se espera que este año la producción de cobre llegue a 5,78 millones toneladas, esto es un 2,6% más respecto a 2021.

/psg