El papa Francisco afirmó este miércoles que la guerra en Ucrania, como todas las demás, “representan un ultraje a Dios, una traición blasfema al Señor”, durante la audiencia general celebrada en el aula Pablo VI.

Francisco volvió a abordar el tema de la guerra y agregó que es “siempre una acción humana que conduce a la idolatría del poder”.

Aunque el papa hoy no hizo ningún llamamiento al cese del conflicto bélico en Ucrania, sí que reflexionó sobre las guerras y citó el libro del autor ruso Fiodor Dostoievski, “La Leyenda del Gran Inquisidor”, que suele estar muy presente en sus lecturas. Esta vez remarcó que “la tentación de una paz falsa, basada en el poder, que después conduce al odio y a la traición de Dios, y a tanta amargura en el alma”.

También rechazó la idea de la “paz armada”. “La paz de Jesús no domina a los demás, nunca es una paz armada, ¡nunca!”, exclamó en la parte final de la audiencia.

“Sí, porque mientras el poder mundano sólo deja destrucción y muerte, y nosotros lo hemos visto en estos días, su paz construye la historia, a partir del corazón de cada hombre que la acoge”, agregó.

Y pidió que en estos días los fieles se pongan ante el Crucifijo para pedir “la paz del corazón y la paz en el mundo”.

Por otra parte, a los fieles polacos les dijo que esta vez celebrarán la Pascua “de una manera especial: junto a muchos invitados ucranianos”.

“La Pascua es una celebración familiar y ustedes, abran sus casas, se han convertido en su familia”, añadió.

(Con información de EFE)

/psg