Un informe del mayor organismo de seguridad del mundo acusó este miércoles a Rusia de “claros patrones de violaciones del derecho internacional humanitario” en Ucrania.

El informe de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) afirmó que si Rusia hubiera respetado sus obligaciones internacionales tras invadir Ucrania el 24 de febrero, “el número de civiles muertos o heridos habría sido mucho menor”.

El informe, de 110 páginas, presentado en la reunión del consejo permanente de la OSCE, señala los daños y la destrucción de casas, hospitales, escuelas, estaciones de agua y otras infraestructuras.

Los tres expertos que redactaron el informe, que incluía información de las ONG sobre el terreno, dijeron que, dados los plazos y el alcance de su misión, no era posible identificar los crímenes de guerra.

“Sin embargo, la misión encontró claros patrones de violaciones del derecho internacional humanitario por parte de las fuerzas rusas en su conducción de las hostilidades”, decía el informe.

La misión se creó a raíz de una petición de Ucrania el 3 de marzo. Abarca el periodo comprendido entre la invasión del 24 de febrero y el 1 de abril, antes de que aparecieran las imágenes de los cadáveres cuando Rusia se retiró de la ciudad de Bucha y otros lugares del norte de Ucrania. Las imágenes conmocionaron al mundo y provocaron acusaciones de crímenes de guerra rusos.

Pero el informe señalaba que “las pruebas apuntan a un importante crimen de guerra y a un crimen contra la humanidad cometido por las fuerzas rusas”, y pedía una investigación internacional.

Los autores del informe afirmaron que era “probable” que otros “actos violentos” documentados, como los asesinatos selectivos, las desapariciones forzadas o los secuestros de civiles, pudieran considerarse crímenes contra la humanidad.

El informe también concluyó que el conflicto “ha ejercido y sigue ejerciendo efectos especialmente negativos” sobre las mujeres, los niños, las personas mayores y las personas con discapacidad.

También expresó su “preocupación” por el trato que Ucrania da a los prisioneros.

“Como muestra este informe, las violaciones se produjeron tanto en el lado ucraniano como en el ruso. Sin embargo, las violaciones cometidas por la Federación Rusa son, con mucho, de mayor envergadura y naturaleza”, dijo.

El informe se realizó en el marco del llamado Mecanismo de Moscú de la OSCE, que permite establecer un equipo ad hoc de expertos para ayudar a resolver los problemas de un Estado miembro de la OSCE.

Según los expertos, Rusia se negó a contribuir al informe, por considerar que el mecanismo era “en gran medida obsoleto y redundante”.

La OSCE nació a principios de los años 70 como un foro de diálogo entre Oriente y Occidente. El organismo, con sede en Viena, cuenta con 57 Estados miembros en tres continentes, entre ellos Rusia, Ucrania y Estados Unidos.

Dos días antes que se invoque el mecanismo, una integrante de la misión de vigilancia de la OSCE murió en un bombardeo ruso en Kharkiv. “Maryna Fenina, miembro nacional de la Misión Especial de Vigilancia de la OSCE en Ucrania (SMM) falleció en un bombardeo” cuando “iba a comprar provisiones para su familia en una ciudad que se ha convertido en zona de guerra”, afirmó entonces la organización en su web. “En Kharkiv y otras ciudades y pueblos de Ucrania, misiles, proyectiles y cohetes están impactando edificios residenciales y centros urbanos, matando e hiriendo a civiles inocentes: mujeres, hombres y niños indistintamente”, denunciaron en un comunicado Zbigniew Rau, jefe de la diplomacia polaca y presidente en ejercicio de la OSCE, y su secretaria general, Helga Maria Schmid.

Este es el informe completo (en inglés):

(Con información de AFP)

/psg