Y si de dudas y reflexiones se trata, está claro que en La Moneda lo saben, más aún por estos días.

Lo dijo el propio presidente antes de emprender su camino de regreso desde Buenos Aires. “Los sondeos (sobre la Convención) son un llamado de atención preocupante, he conversado con personas que votaron Apruebo y hoy tienen dudas”, aseguró.

Inquietud real o no sobre los derroteros que está tomando la Convención -y que probablemente se extienden también a su gobierno-, lo cierto es que las señales de alerta parecen estar encendidas.

Y se suman a otras varias que han obligado a activar los ajustes y afinar las cuerdas del gobierno, como en el caso de la violencia.

Porque como apunta Carlos Meléndez frente a ese tema, el de la violencia, “solo se nota indolencia” de parte “de los nuevos inquilinos” de La Moneda.

“El uso y abuso de una simbología romántico-vintage empieza a dejar de funcionar”.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap