“Será nuevamente el pueblo el que tenga la última palabra sobre su destino”.

Esta fue una de las reflexiones que el Presidente Gabriel Boric realizó durante su discurso en la ceremonia final de la Convención Constitucional donde recibió el texto armonizado final emanado por el órgano durante un año de trabajo.

El Mandatario hizo ingreso a la sede del Congreso en Santiago a las 11.15, cuando la ceremonia ya había comenzado. Si bien en un principio se había programado que el Jefe de Estado estuviera desde el inicio del acto, un par de días antes se determinó que hiciera ingreso luego de los discursos de la presidenta del órgano, María Elisa Quinteros y del vicepresidente Gaspar Domínguez.

El Presidente llegó al Salón de Honor del Congreso en Santiago portando su banda presidencial; un elemento que se ocupa en ocasiones muy acotadas, como la Cuenta Pública del 1 de junio en Valparaíso y los cambios de mando presidenciales.

Ya en la testera y tras recibir la propuesta final impresa, el Mandatario pidió que dicho texto y el plebiscito del 4 de septiembre no se transformase en un juicio a su administración.

“Ha pasado muchísima historia para poder llegar este momento. Muchos sacrificios, incluso de vidas, para poder discutir, debatir una Constitución que nazca de un debate democrático. Bien vale en este momento recordar al expresidente Eduardo Frei Montalva, quien hace 42 años, el 27 de agosto de 1980, en los días oscuros de nuestro país, hacía desde entonces un llamado a una asamblea constituyente”, comenzó diciendo.

En su alocución, Boric agregó que “hoy es un día que sin duda quedará en los anales de nuestra patria. Ustedes convencionales han concluido la misión que les encomendó el pueblo de Chile en octubre de 2020: ponerse de acuerdo en una propuesta de Constitución que refleje los anhelos y esperanzas por una vida digna para todos los habitantes de nuestro país. Y lo han sacado adelante pese a todas las dificultades, aprobándola por más de 2/3″.

Del mismo modo, el Mandatario reconoció las dificultades que tuvo el proceso. “No ha sido fácil”, dijo, agregando que “será nuevamente el pueblo el que tenga la última palabra sobre su destino”.

“Hoy empezamos una nueva etapa. Se trata ahora de leer, estudiar y debatir la propuesta constitucional que entregan al país. Y como Presidente tengo el deber de garantizar que cada uno de los ciudadanos de Chile podrá tomar una decisión libre e informada el 4 de septiembre”, añadió.

/gap