Y más aún, como apunta Oscar Guillermo Garretón, si crece la percepción de algunos de que los convencionales se sobrepasaron en sus funciones y están yendo más allá de su mandato.

“Voté Apruebo para tener una nueva Constitución”, agrega Garretón, “no una plurinación, ni menos plurinaciones trozando Chile”. “Poner en cuestión la nación chilena excede con mucho las atribuciones de la Convención Constitucional”, agrega.

Como complementa Juan Carvajal, “no deberían quedar dudas hoy que las inquietudes o molestias son transversales en términos ideológicos”.

Nada de prejuicios, especulaciones o campaña de la derecha, agrega, sino “consecuencia de factores endógenos como actitudes sectarias o discursos impositivos que sólo han alimentado los temores de reproducir las dinámicas de países vecinos”.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/Gap