En la Catedral de Chillán fue el responso fúnebre del carabinero Breant Rivas Manríquez, quien fue asesinado la madrugada de este jueves durante un patrullaje policial en la capital regional de Ñuble.

Recordemos que según los primeros antecedentes entregados por el fiscal de esta ciudad, Sergio Pérez, el uniformado fue baleado por la espalda al menos dos veces por un menor de 16 años, quien también falleció.

En el lugar estuvo presente el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, quien salió de la catedral junto a un familiar directo de Breant Rivas para luego dirigirse hasta la Prefectura de Carabineros.

Además, se realizará un cortejo fúnebre con escolta policial hasta la comuna de Renaico, en la región de La Araucanía, donde será sepultado el uniformado.

En el responso estuvieron presentes autoridades regionales, parlamentarios y vecinos. Donde se vio también a un grupo autodenominado “Yo apoyo a Carabineros de Chile”, gritando consignas sobre un mayor respaldo a los uniformados.

Breant Rivas Manríquez era un joven carabinero de 23 años, oriundo de Renaico, y padre de una bebé de 2 meses, además llevaba solo 2 años y 10 meses en la institución.

/gap