El presidente ucraniano Volodimir Zelensky y los secretarios de Estado y de Defensa de Estados Unidos, Antony Blinken y Lloyd Austin respectivamente, estaban reunidos este domingo en Kiev, informó la presidencia ucraniana.

“Los estadounidenses están en Kiev hoy. En este momento están hablando con el presidente”, declaró en una entrevista difundida por YouTube un consejero de Volodimir Zelensky, Oleksiy Arestovich. Se trata del primer encuentro del presidente ucraniano con representantes de la administración estadounidense en Ucrania desde que empezó la invasión rusa, el 24 de febrero.

La visita de los secretarios estadounidenses a la capital ucraniana llega cuando la guerra lanzada el 24 de febrero por Moscú ha dejado miles de muertos y millones de desplazados.

Desde el inicio del conflicto, varios líderes europeos viajaron a Kiev para reunirse con el presidente Volodimir Zelensky y brindar apoyo a Ucrania, pero Estados Unidos no había enviado hasta ahora a ningún alto cargo.

La visita de Blinken y Lloyd a Ucrania coincide con las celebraciones de Pascua en este país mayoritariamente ortodoxo.

“Nuestras almas están llenas de un odio feroz hacia los invasores y todo lo que han hecho. No dejemos que la rabia nos destruya por dentro”, dijo Zelensky en una declaración con motivo de la festividad.

Horas antes, el mandatario dijo que se preparaba para las “importantes conversaciones con aliados estadounidenses”.

El Departamento de Estado norteamericano declinó hacer comentarios sobre el viaje altamente sensible de dos de los principales miembros del gabinete del presidente Joe Biden.

En el terreno, las fuerzas rusas no dan señal de reducir sus ataques tras un lanzamiento de misil en la ciudad sureña de Odesa, que según Ucrania mató a ocho personas, incluido un bebé.

“Entre los muertos figura una bebé de tres meses. ¿Cómo amenazó ella a Rusia? Parece que matar niños es una nueva idea nacional de la Federación Rusa”, dijo Zelenski.

También acusó a Rusia de ser un Estado terrorista y de actuar como los nazis en la devastada ciudad de Mariúpol, bombardeada intensamente desde hace semanas.

/psg