Alto Maipo SpA, desarrolladora del proyecto hidroeléctrico Alto Maipo -filial de AES Andes- culminó su proceso de reestructuración financiera de acuerdo al Capítulo 11 de la ley correspondiente de los Estados Unidos.

La jueza encargada del proceso en Delaware aprobó hoy el plan de reorganización financiera de la empresa Alto Maipo SpA, poniendo fin al proceso que comenzó en noviembre de 2021.

El plan, que se acordó en 6 meses, fue votado favorablemente por acreedores que representan el 99% de la deuda senior del proyecto y, según la firma, “entrega una estructura financiera sostenible en el largo plazo a la compañía y le otorga mayor flexibilidad para el repago de su deuda”.

Desde Alto Maipo manifestaron su conformidad con el plan aprobado, el que “fortalece a la compañía y le permite cumplir sus compromisos financieros incluso bajo futuras condiciones de mercado e hidrología más volátiles”.

La empresa agregó que “la conclusión de este plan de restructuración garantiza la viabilidad financiera del proyecto. Agradecemos a todos los que nos han acompañado a través de este proceso, tanto de restructuración como de construcción, para hacer realidad lo que es un pilar esencial en la descarbonización del sistema eléctrico chileno. Alto Maipo es hoy una realidad y aportará energía renovable fundamental durante los próximos 100 años en Santiago, principal centro de consumo del país”.

Tras finalizar su construcción en diciembre de 2021, Alto Maipo comenzó a generar energía libre de emisiones durante su puesta en marcha. A la fecha, las cuatro unidades ya se encuentran en operación comercial tras una sincronización al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Alto Maipo cuenta con una capacidad instalada de 531 MW -a través de sus dos centrales de pasada, Alfalfal II y Las Lajas- y se espera una generación anual equivalente a suministrar con energía 100% renovable el consumo eléctrico de más de 1 millón de hogares chilenos.

AES Andes ha contribuido con más de US$1.000 millones durante la construcción de este proyecto, el cual forma parte de su estrategia transformacional Greentegra, con la cual la compañía busca combatir con acciones concretas los efectos del cambio climático y contribuir así con una transición energética sostenible en Chile.

/psg