En los últimos días la preocupación se ha instalado en los habitantes de la región del Biobío tras los reiterados temblores, llegando a 10 sismos de mediana intensidad, lo que podría ser calificado como un “enjambre sísmico”, donde ha habido algunos más perceptibles que otros, llegando al de magnitud 6.6, que fue el que más preocupó y provocó alarma este martes 21 de septiembre.

Este último movimiento telúrico se registró a 150 kilómetros al noreste de Lebu, con una profundidad de 10 kilómetros; en Concepción algunas personas evacuaron edificios tras lo prolongado del sismo, el cual duró cerca de 1 minuto.

Para los científicos el fenómeno reafirma lo que han estudiado durante los últimos años, lo cual indica que la fuerza que liberaron las placas en el terremoto del 27 de febrero de 2010 se están acoplando entre la Isla Mocha y la Isla Santa María.

Después de ese terremoto, Chile se ha movido casi 30 centímetros hacia Argentin. “Es una evidencia de lo que está ocurriendo de un reordenamiento de las placas. Probablemente sea un pequeño ‘enjambre sísmico’; no se sabe si puede ser también una réplica tardía del terremoto del 2010 o ya sería una evidencia de que esta parte en Concepción y la península de Arauco ya nuevamente entran a una fase donde se empieza a acumular y a liberar energía preparando el escenario para un próximo terremoto“, precisó el geólogo de la Universidad de Concepción, Marcos Moreno.

/gap