Y hablando de caos, la semana que termina tuvo algo de eso, al menos en término de violencia, con buses de nuevo quemados en la Alameda y un nuevo peak de violencia en la macrozona sur.

Un comunero muerto en un ataque al bus que lo transportaba y un asalto de más de 60 personas contra un puesto de carabineros al sur de Arauco.

Y pese a las declaraciones del presidente Gabriel Boric de que “no toleraremos que la violencia se imponga como método de resolución de conflicto” o las de la ministra Izkia Siches de que el gobierno manifiesta un “absoluto rechazo a la violencia que hemos presenciado”, el tema sigue siendo el principal dolor de cabeza del gobierno.

Es la cuerda más desafinada de una guitarra que, como escribía César Barros, ha salido pesada.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap