Las autoridades de Kiev iniciaron el desmantelamiento de un monumento soviético que celebraba la amistad entre Ucrania y Rusia, a dos meses del inicio de la invasión lanzada por Vladimir Putin.

“¡Amigos! Hoy hemos empezado a desmontarlo y esta noche tenemos previsto terminar de limpiar la escultura de bronce de los dos trabajadores instalada en el centro de la capital en 1982 ‘para conmemorar la unificación de Ucrania con Rusia’”, escribió el alcalde de Kiev, Vitali Klichko.

Según destacó el jefe edil, Rusia marcó su actitud hacia Ucrania “con un deseo bárbaro de destruir nuestro estado y a los pacíficos ucranianos”.

Una de las figuras de la estructura que simbolizaba a un trabajador ruso fue decapitada cuando era levantada por una grúa, algo que Klichkó consideró “simbólico”.

La cabeza rodó por el suelo de la plaza ante la mirada de algunos curiosos.

Además, el alcalde explicó que el arco será reutilizado con un nuevo significado e iluminado con colores ucranianos.

“En total, tenemos previsto desmantelar unos 60 monumentos, bajorrelieves y carteles relacionados con Rusia en la capital”, añadió. Además, hay una lista de más de 460 calles y lugares que serán renombrados para evitar alusiones a la relación con Rusia.

Desde hace varios años, Ucrania lleva a cabo una política de “descomunización”, al desmantelar por ejemplo las estatuas de Lenin y cambiar los nombres de algunas ciudades para devolverles los de antes de la revolución bolchevique de 1917.

Además, en las últimas semanas en varias regiones del país se han registrado ataques contra esculturas y símbolos que destancan los vínculos con Moscú.

(Con información de AFP)

/psg